Nueva agresión brutal a un policía de 62 años en Zaragoza le deja herido de gravedad en el rostro

Un nuevo caso de agresión brutal a un policía ha tenido lugar a menos de 24 horas del anterior

El 12 de octubre, Día de la Virgen del Pilar, el secretario local del Sindicato Unificado de la Policía (SUP) en Tudela de 62 años y natural de Zaragoza acudió a la capital de Aragón durante unos días para disfrutar de la fiestas del Pilar.

El policía agredido, subinspector de la Policía Nacional, trabaja desde 2014 en la comisaría de Tudela y en la mañana en la que ocurrieron los hechos estaba fuera de servicio y se dirigía a una zona comercial de Zaragoza.

Por el momento, la nacionalidad del agresor no ha trascendido

LOS HECHOS

A alrededor de las 10:00 de la mañana del 12 de octubre, la víctima vio un sitio libre para aparcar. Al lado había un hombre de unos 40 años al que le pidió que se apartara a fin de aparcar en la zona libre.

El sujeto en vez de hacerlo, procedió a emprenderla a patadas contra el coche del subinspector hasta romper el retrovisor.

Fue entonces que el agente procedió a bajar del vehículo e identificarse como policía a fin de que se calmase la situación.

Lejos de ello, el agresor se abalanzó sobre el agente y comenzó a golpearle violentamente

Como consecuencia de la brutal paliza, la víctima ha sufrido dos fracturas en la cara y múltiples contusiones y tendrá que someterse a una operación maxilofacial.

El secretario general del Sindicato Unificado de Policía (SUP) de Navarra, Eduardo Riballo, ha contado lo ocurrido puesto que la víctima ha preferido no hacer declaraciones por el dolor:

Ha añadido que:

«Reaccionó muy mal. Volvió a golpear el coche, intentó pegar al compañero, pero lo esquivó, y cuando sacó la placa para identificarse, todavía fue peor. Este hombre le dio un golpe en la mano y le tiró la cartera con la placa. A partir de ahí, lo lanzó al suelo y empezó a golpearle sin parar dándole puñetazos en el suelo. Me ha contado que la gente empezó a gritar y que el agresor huyó. Pero luego fue localizado y detenido por los compañeros».

«El día de la agresión no le pudieron hacer placas por la inflamación. Ha estado desde el día 12 con mucho dolor. El domingo le hicieron un TAC y ahora ya está a la espera de que lo citen para operar. La recuperación será larga».

Riballo también ha denunciado la terrible situación que vive la Policía desde hace tiempo:

«La violencia se ha incrementado. Sentimos que ya no se respeta nuestra autoridad. Vamos a un botellón y nos reciben a botellazos, hay una discusión y se nos agrede… Como en este caso de Zaragoza. No fue una discusión de tráfico, fue decirle que era policía y la reacción fue mucho peor, se ensañó».

Exigió además apoyo del Gobierno de España:

«Un policía no puede hacer nada porque enseguida se le señala. Al final, casi hasta se deja pegar porque si se defiende puede ser señalado y procesado socialmente. Nos sentimos totalmente desamparados. Hoy en día, pegar a un policía cuesta 40 o 50 euros y eso no puede ser. Se ha perdido todo el respeto».

DECLARACIONES Y MUESTRAS DE APOYO

También ha hecho declaraciones al respecto el portavoz del SUP en Aragón, Ángel Mena, que ha denunciado que este tipo de agresiones no son hechos aislados en Libertad Digital:

«Es algo generalizado en toda España. Se ha perdido el principio de autoridad y las declaraciones de los políticos no ayudan mucho».

Se ha referido así, entre otras cosas, a la intervención de Monsterrat Basa, diputada de ERC, que tal y como ya denunció el sindicato «vomitó todo su odio» desde el Congreso llamándoles «salvajes» entre otros insultos durante su intervención rechazando que se dieran pluses a los agentes destinados en Cataluña y que la Jefatura Superior se mantenga en la Vía Layetana de Barcelona.

«Les tenemos asco y aversión, les deseamos que se vayan, fuera las fuerzas de ocupación».

También les acusó de haber sido causantes de «mutilaciones y aporreos con rabia» durante el referéndum ilegal del 1-O.

Mena añade que:

«Es muy fácil cargar contra la policía».

Además, continúa, si la policía reduce a los agresores en estas situaciones, enseguida se aprovecha para decir que los agentes son violentos:

«Imagina que el policía llega a defenderse…. Ya no estaríamos ante un policía agredido, sino ante un policía torturador».

Finalmente asegura que es evidente que:

«Hay que reformar el delito de atentado a los agentes de la autoridad para que se aplique con toda la dureza».

Y no sólo en el caso de los policías sino para el resto de funcionarios públicos, como es el caso de los de prisiones, víctimas constantes de agresiones.

SUP ha deseado la pronta recuperación del agente a través de las redes sociales y SUP Navarra ha añadido además que «sienten mucho miedo de actuar en la calle» puesto que «no se sienten respaldados».

Señalando también que está mal visto en la actualidad que un policía actúe en este tipo de situaciones hasta tal punto que incluso «les puede perjudicar internamente en su trabajo» y han mostrado su preocupación por el incremento de la violencia :

«Saben que es gratis agredir a un policía».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *