Niño de ocho años arrestado, enfrenta la pena de muerte en Pakistán por blasfemia

Un niño hindú de 8 años ha sido arrestado en Pakistán acusado de blasfemia y se encuentra ahora en custodia protegida

Al niño se le acusa de orinar intencionadamente en una alfombra en la biblioteca de una madrassa, donde se encuentran los libros religiosos.

El delito de blasfemia puede llevar a la aplicación de la pena de muerte

Tras el pago de la fianza y la subsiguiente puesta en libertad del niño, una turba de musulmanes atacó un templo hindú y cientos de miembros de la comunidad hindú en el distrito conservador de Rhaim Yar Khar en Punjab han huido de sus domicilios.

Tropas fueron desplegadas en el área para sofocar los disturbios.

Según The Guardian, la familia del niño, cuya identidad no ha sido relevada para protegerlos, ha declarado que:

«Él (el niño) ni siquiera es consciente de cuestiones como la blasfemia y ha sido acusado en falso de estos cargos. Todavía no entiende cuál ha sido su crimen y por qué le retuvieron en la cárcel durante una semana.»

«Hemos dejado nuestras tiendas y trabajo, la comunidad al completo está asustada y tememos una respuesta violenta. No queremos volver a esta área. No vemos que ningún tipo de acción concreta y significativa vaya a ser llevada acabo contra los culpables o para salvaguardar a las minorías viviendo aquí.»

Los cargos de blasfemia contra un niño de 8 años no tienen precedente, es la persona más joven jamás acusada de este delito en Pakistán

Las leyes contra la blasfemia han sido usadas desproporcionadamente contra minorías religiosas en Pakistán. Aunque no ha habido ejecuciones realizadas en el país desde que aprobó la pena de muerte para este crimen en 1986, los sospechosos son atacados y a veces asesinados por las turbas.

Ramesh Kumar, legislador y cabeza del Consejo Hindú Pakistaní ha afirmado:

«El ataque al templo y las alegaciones de blasfemia contra el niño de ocho años me han dejado estupefacto. Más de cien casas de la comunidad hindú han sido vaciadas por miedo a un ataque.»

Kapil Dev, activista de derechos humanos ha declarado que:

«Exijo que los cargos contra el niño sean retirados inmediatamente y urjo al gobierno a dar seguridad a la familia y aquellos que han sido obligados a huir.»

«Los ataques a templos hindúes han crecido en los últimos años demostrando un nivel de extremismo y fanatismo creciente. Los recientes ataques parecen ser una nueva ola de persecución de hindúes.»

El Primer Ministro de Pakistán ha asegurado que se restaurará el templo, ha condenado el ataque en Twitter y ha asegurado que ha ordenado al jefe de policía provincial que actúe contra cualquiera de los involucrados.

Cabe recordar que pese a estas declaraciones contra la turba, la acusación de blasfemia contra el niño de 8 años no ha sido mencionada y sigue adelante

En Nueva Deli, el Ministerio de Exteriores de India llamó a un diplomático pakistaní para exigir la seguridad de las familias hindúes viviendo en el país mayoritariamente musulmán de Pakistán y protestar por el ataque.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *