Mientras que Europa recupera ya los niveles de PIB pre crisis, España sigue a 6 puntos

Todo apunta a que la dependencia del turismo, la mala gestión de la pandemia, las duras restricciones a la hostelería y la poca inversión nacional y extranjera han ralentizado la recuperación

La economía española es la que menos recupera de toda Europa, hasta el punto de que sigue 6 puntos porcentuales por detrás del resto de sus socios comunitarios. El conjunto de países europeos alcanzará en el próximo trimestre su nivel de PIB anterior a la pandemia, algo que no sucederá en España.

Según el gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos:

La brecha del nivel actual del PIB frente al anterior a la pandemia es de 6,6 puntos porcentuales en España (0,5 puntos porcentuales en el área del euro), debido, en gran medida, a nuestra mayor dependencia del sector turístico y a la mayor debilidad del consumo y la inversión.

El gobernador considera que estos datos pueden empeorar:

Están sometidos a varios focos de incertidumbre relacionados, en primer lugar, con la evolución de la pandemia, como ponen de relieve la evolución reciente de los contagios en algunos países y la aparición de nuevas variantes del virus.

Choque de estrategias

Existen dos grandes fuerzas contrapuestas a la hora de la retirada de estímulos iniciada la semana pasada el Banco Central Europeo (BCE).

Los halcones apuntan a las elevadas tasas de inflación, no vistas en décadas, para iniciar ya el repliegue.

Desde el BCE consideran que una retirada prematura de las políticas de estímulo tiraría por tierra la recuperación de la crisis del coronavirus e impactaría de manera muy aguda en las economías rezagadas.

El Fondo Monetario Internacional (FMI) espera que la inversión en España se afiance en 2022, gracias a la solidez de la demanda, la continuidad de las condiciones favorables de financiación, una desaparición gradual de los cuellos de botella en las cadenas de suministro global, y un despliegue más rápido de los fondos del Next Generation EU (NGEU).

Las estimaciones del informe del FMI consideran el impacto acumulado de los fondos NGEU en el PIB podría ser de entre 1,5% y 2% a finales de 2022.

El FMI prevé también que la demanda externa y el turismo internacional continúen recuperándose el próximo año conforme aumenten las tasas de vacunación en el mundo, aunque todo dependerá de cómo impacten ómicron y nuevas cepas.

El ritmo de la recuperación también dependerá de la duración y la magnitud de los trastornos en las cadenas de suministro.

Inflación galopante

Todos los analistas e instituciones financieras internacionales destacan el riesgo de que la inflación tenga efectos muy adversos y se traslade a los salarios.

En su informe de esta semana, el propio FMI incluyó esta situación como uno de los principales riesgos en España:

Es importante que las negociaciones salariales continúen internalizando la naturaleza transitoria de los motores actuales de la inflación y eviten un círculo vicioso de mayores salarios que conduzcan a una inflación superior.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *