Mientras el PP duerme, Vox La Rioja toma la iniciativa

Si el dicho “quien da primero, da dos veces” es cierto, parece claro que en el panorama político riojano hay un combatiente que se ha quedado en el cuadrilátero mirando al público, con los ojos en blanco y medio noqueado.

El refranero español es muy sabio, y pocas veces se equivoca. Las últimas encuestas en La Rioja dan un empate técnico al bloque de PSOE-Podemos-IU y al bloque de PP-Vox, con el Partido Riojano que puede ser quien dirima el desempate, ante la improbable presencia de Ciudadanos.

Sin duda alguna, esta es una situación anómala. Nadie puede achacar este empate al buen hacer del bloque social-comunista, sino a la absoluta dejadez de la oposición de centro-derecha que no ha sabido gestionar ni aprovechar los múltiples errores del gobierno riojano, cada vez más virado a la extrema izquierda.

Concha Andreu, Pablo Hermoso de Mendoza y Henar Moreno, los principales líderes de este desastre de gobernanza, imagino que comentarán asombrados la enorme suerte que han tenido hasta la fecha, con un José Ignacio Ceniceros y una Maite Arnedo que tras el dolor de tripas sufrido tras digerir las últimas elecciones decidieron tumbarse en la cama y echarse una siesta infinita.

PSOE y Podemos-IU están tranquilos. Se sienten ganadores, a pesar de que saben de su total inoperancia política para hacer progresar a esta sociedad, más allá de ofrecer medidas electoralistas que incrementan el gasto público y empobrecen al ciudadano. El populismo es un arma que controlan y que utilizan, con éxito, de forma permanente y continua.

PP y Vox también estaban tranquilos. Adoptando la “postura Rajoy” o la “postura Casado” se dan cuenta que estar en la oposición es muy cómodo. Se cobra lo mismo, te permite figurar y además no tienes el desgaste de gobernar ni de tomar decisiones. Puede haber la mala suerte de que el Gobierno cometa tantos errores que los electores, de rebote, les elijan para gobernar pero, mientras tanto, que les quiten lo bailado.

Ante todo esto, ha llegado un momento en el que los liberales y los conservadores riojanos han dado un golpe encima de la mesa, han dicho basta al gobierno de izquierdas y han comenzado a ejercer una presión social para que PP y Vox espabilen, reaccionen y sean unas fuerzas que realmente ejerzan una oposición seria y con aspiración de arrebatar la gobernanza a los actuales mandatarios.

Es en este punto donde el primero en pisar el acelerador ha sido Vox, cuyos simpatizantes veían con incredulidad la ausencia de cualquier acción y propuesta por parte de Maite Arnedo, que había llevado al partido a una práctica desaparición del mismo en todos los municipios y sectores riojanos.

La caída de Maite Arnedo ha supuesto esta semana el nombramiento de Carmelo Borondo como Gestor Provincial del partido, en un pequeño paréntesis de 1-2 meses hasta el nombramiento de una nueva Comisión Gestora que sustituya a la cesada y en la que gran parte de sus afiliados y simpatizantes tienen puestas sus esperanzas de mejora.

Este primer gran avance de Vox también es visto con sana envidia por muchos votantes del Partido Popular quienes han dado el paso de ver a Vox no como un contrario sino como un aliado, con la enorme posibilidad de otorgarles el voto en las próximas elecciones

No es de recibo que el Partido Popular, a estas alturas de la legislatura, no cuente con ningún líder y no pretenda tenerlo hasta el primer semestre de 2.022. Las “deserciones” de afiliados y cargos que puede tener el PP, principalmente hacia Vox, tampoco deberían tardar en llegar, tanto por la lentitud en la toma de decisiones, como por la brecha interna que se está creando entre sus distintas “familias” tras tantos meses de incertidumbre y que puede provocar que representantes del bando derrotado en el próximo Congreso decidan poner fin a su vinculación al Partido Popular acercándose al partido de Santiago Abascal.

Lo que está claro es que Vox Rioja se ha tomado en serio su responsabilidad política, está demostrando tener más ganas de gobernar y de llevar la iniciativa de la oposición que un Partido Popular que, en estos momentos, comienza a preguntarse cómo va a hacer para que un innovador Vox Rioja no suponga una potencial caída de votos para un apagado y repetitivo Partido Popular.

Sin duda, Vox puede suponer aire fresco en la política riojana. Puede plantearse captar el voto joven, el voto obrero, el voto comerciante y hostelero, el voto agrícola y ganadero, el voto de la clase media y el de la clase alta

En el caso del PP ya veremos cuando y como despierta de su siesta…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *