Menos desfiles de las Fuerzas Armadas y más Fuerzas Armadas en la Frontera Sur de España

Hoy creo que merece la pena escribir sobre un tema bastante preocupante para nuestros intereses y que debería importar a la inmensa mayoría de la burricie socio-política y sindical que habita en estos lares. Hoy hablamos de Marruecos, ese vecino del Sur, que es rara la junta de propietarios que no nos toca la moral y que además sabe que tiene a parte de los habitantes vecinales de su parte desde hace ya muchos años.

Marruecos es además de nuestro vecino, un actor fundamental desde hace ya muchos años, lo cual indica que ellos hacen bien, lo que nosotros dejamos de hacer. Nunca España ha dejado claro a nuestro vecino que Ceuta y Melilla son tan españolas como Madrid o Zamora, es más, él sabe nuestra debilidad debido a un pensamiento cenicienta en lo humano, divido, moral, social y hasta mitológico, que atonta a todos los niveles de la vida de este páramo baldío llamado España.

De tenerlo claro ya hubiéramos hecho lo que vamos a tener que hacer antes o después y nos guste o no

Cuando en Marruecos arrecian sus agresiones contra España, salen de sus infectas cloacas algunos de los que siempre han trabajado para el sultán actual y/o su difunto padre, Rodríguez Zapatero, Bono, López Aguilar, Moratinos y más recientemente una tal Trujillo, a todos se les denomina “lobby promarroquí”, de los Borbones mejor ni hablar. 

Su fortaleza actual y audacia no se deben tanto al mérito marroquí, sino más bien a nuestro desmérito y a nuestra decrepita política exterior con Marruecos. Él sabe lo que quiere y está dispuesto a lograrlo, lo opuesto que nosotros.

Rabat no sólo defiende lo que cree suyo, sino que lucha por expandirse a costa, por supuesto, de nosotros, que no sólo no defendemos lo nuestro, sino que nos dedicamos a tirar piedras sobre nuestro propio tejado, a dispararnos en el pie, a traicionarnos a nosotros mismos.

Con tales propósitos, Mohamed VI ha logrado ampliar y elevar hasta cotas inconcebibles toda una red de traidores que, sin tapujo, ni rubor, ni vergüenza alguna, traicionan a su patria, pero que tengan clara una cosa:

“Roma no paga traidores”

Marruecos está en conflicto permanente contra España. Este conflicto que lleva a cabo está en su primera fase con gran éxito empleando la presión migratoria, la diplomacia (consiguiendo el reconocimiento sobre el Sahara de parte de los EEUU e Israel), acciones económicas (acuerdos varios, entre ellos el último, es uno con Rusia para la construcción de un central nuclear frente a Canarias y el mantenimiento y reparación de los pesqueros rusos que hasta ahora se hacía en nuestras islas afortunadas, subvención al cultivo de la oliva marroquí, etc), la explotación de las riquezas que guarda la plataforma marítima canaria, la asfixia de las ciudades de Ceuta y Melilla (además de los macro puertos en sus cercanías, ya construye en la zona declarada como “tierra de nadie” a escasos 500 metros de Melilla), un exponencial desarrollo militar y armamentístico de la mano de norteamericanos e israelíes, y además de esto, le entregamos sustanciosos fondos con cualquier excusa. 

¿Hasta cuándo vamos a seguir así? ¿En qué lugar del mundo se permite que unos traidores como los mencionados, y otros más, sin contar los que permanecen ocultos, campen a sus anchas? ¿Podemos caer aún más bajo? ¿Se está cociendo la entrega de Ceuta y Melilla e incluso la concesión a las Canarias de algún tipo de estatus especial que otorgue a Marruecos influencia sobre ellas?

Menos desfiles de las Fuerzas Armadas y más Fuerzas Armadas en la Frontera Sur de España, y digo bien de España, no de Europa, ni de la OTAN.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *