Marruecos busca recuperar Al-Ándalus

La conquista musulmana de Hispania, proceso político y militar que se produjo en el siglo VIII, explica la formación y consolidación de Al-Ándalus. La conquista del reino visigodo por dirigentes musulmanes del Califato Omeya fue un proceso largo, que duró quince años, del 711 al 726, en el que se llegó a tomar la península ibérica y parte del sur de la actual Francia. Un poco antes de acabar la conquista del reino visigodo en su parte nororiental, los conquistadores fueron echados de la costa y las montañas de la actual Asturias, que resistió a los moriscos todo el periodo que los mismos permanecieron en Hispania.

En el siglo VIII en el reino visigodo tenían muchos conflictos. Acababan de nombrar Rey a Rodrigo, nieto de Chindasvinto, Este fue proclamado Rey en Toledo por el Senatus de la aristocracia visigoda tras la muerte de Witiza. Sin embargo, otra parte de la nobleza apoyó a otro rey, Agila II, Tarraconense. Agila II gobernó en el nordeste (en el sur de Francia, en la actual Cataluña y en el valle del Ebro), es decir, las provincias visigodas de Iberia y Septimania.

El reino, pues, estaba en una situación de conflicto civil, creándose las condiciones para que el gobernador de Ifriqiya, dependiente del walí de Egipto, ordenara a su lugarteniente, Táriq ibn Ziyad, que iniciase la conquista de Hispania. Aunque esta se hizo en varias fases, la misma duró 15 años. Una de las primeras batallas fue la de Guadalete, prosiguiendo con la conquista del tercio meridional de la península, la conquista del centro peninsular, la conquista del norte, hasta León y Astorga donde los musulmanes establecieron guarniciones militares permanentes para controlar las tropas de Agila II, que era quien controlaba la parte norte peninsular. Luego vendrían las capitulaciones mediante pactos entre visigodos que se rendían y los moriscos que ya controlaban la mayor parte de Hispania.

Este es el resumen entre la conquista de los moriscos de la península ibérica, que aproximadamente duraría unos 800 años, 8 siglos, que va desde la conquista omeya de Hispania en 711 y la caída del Reino nazarí de Granada ante los reinos cristianos en 1492, donde los Reyes Católicos culminarían dicha reconquista en el Reino de Granada, que marca el final del periodo de dicha reconquista.

Desde tiempos inmemoriales, los musulmanes del norte de África, pero sobre todo Marruecos siempre ha añorado su Al-Ándalus como tierra propia, o tierra conquistada y siempre se han creído con el derecho de apropiarse de lo que ellos creen y siempre han creído su territorio por conquista. Es decir, según su filosofía una vez que has conquistado un territorio tienes el derecho a reclamarlo, incluso a volver a reconquistarlo, o más bien invadirlo.

La Marcha Verde

Este conflicto, que fue la invasión por parte de Marruecos sobre el Sáhara, en aquel momento territorio español, fue motivado por Naciones Unidas que acababa de aprobar la resolución 2711, que aprobaba a su vez la celebración en el Sáhara de un referéndum de autodeterminación. Tras negarse en un principio a celebrarlo, España accede en 1974 a la celebración, movida por la presión en el territorio. A esto se le unió El Frente Polisario, que luchaba por la independencia de la colonia y la animadversión internacional. Por todo ello, el Gobierno español anunciaba que el referéndum tendría lugar en 1975. Pero, sobre todo, para Hassan II fue una oportunidad viendo la debilidad del gobierno español, donde franco estaba moribundo y Juan Carlos I aún no estaba reinando.

El 5 de noviembre de 1975, Hasán II anunció que al día siguiente los civiles invadirían el territorio español del Sáhara por la frontera. Las fuerzas españolas, siguiendo órdenes del Gobierno, se replegaron a unos kilómetros, minaron la zona y se colocaron inmediatamente detrás. A las 10:33 horas del día 6, los primeros voluntarios de la marcha cortaron la alambrada y rebasaron la línea de demarcación, adentrándose en territorio español cercano al puesto abandonado de Tah. Por la tarde, unos 50 000 civiles se encontraban acampados en territorio español”.

Una semana después, con Juan Carlos de Borbón como jefe de Estado en funciones. Franco agonizaba en Madrid, España, Marruecos y Mauritania firmaron el Acuerdo Tripartito de Madrid, en el que España reiteró su intención de descolonizar el Sahara «poniendo término a las responsabilidades y poderes que tenía sobre dicho territorio como potencia administradora» e instituyó una administración temporal «en la que participarán Marruecos y Mauritania, en colaboración con la Yemaá», la asamblea de notables tribal.

Desde la marcha verde hasta la llegada de ZP, Marruecos no se atrevió a hacer otra marcha verde pues temió las represalias de los gobiernos de Adolfo Suarez, posteriormente Felipe González y por último José María Aznar que mantuvieron unas políticas “amistosas”, pero muy firmes y contundentes. Hasta el punto que estando gobernando Aznar, Marruecos invadió la isla de Perejil para ver la respuesta del gobierno de España. Aznar tardó sólo unas pocas horas en enviar a nuestro ejército a recuperarlo. No hubo enfrentamientos, los soldados marroquíes salieron huyendo en cuanto vieron aparecer a los primeros soldados españoles.

La oportunidad de Marruecos

Pero desde la llegada de Rodríguez Zapatero al gobierno de España, las cesiones, el efecto llamada, las políticas de ayudas a los inmigrantes ilegales, las subvenciones a los Menas, el efecto llamada continuo y permanente, poniendo a España en el disparadero de todas las mafias de la inmigración, fue como una llamada internacional para todos aquellos que quisieran venir a conseguir todo lo que habían soñado. Vamos, un “efecto llamada” de consecuencias catastróficas para los intereses de España. Así iba cumpliéndose a raja tabla los planes del Rey de Marruecos. Incluso cuando llegó Rajoy al poder, mantuvo las mismas políticas seguidistas y de no confrontar, sino todo lo contrario, había que agradar a Mohamed VI.

Desde hace unos 20 años la escalada en la avalancha de pateras procedente del Magreb ha ido in crescendo El propósito de enviar a miles y miles de árabes, marroquíes y africanos a Ceuta, Melilla, Canarias y la parte de la costa del mediterráneo no es baladí, no es una casualidad, Mohamed VI lo tiene planificado al milímetro. Lleva estudiándolo toda su vida, incluso en vida de su señor padre, el rey Hassan II. España siempre fue un objetivo militar y político, desde tiempos inmemoriales, desde que sus antepasados conquistaran Al-Ándalus. Nunca perdonaron a los españoles que reconquistáramos lo que era nuestro, dónde ellos lo tomaron por la fuerza y luchando contra los visigodos, que en esos momentos reinaban en Hispania.

Solo han tenido que esperar el tiempo suficiente para retomar donde lo dejaron en «hilo tempore».

Desde que ZP comenzó a gobernar y Marruecos, con sus múltiples espías, incluso dentro del gobierno de España, se dio cuenta de su debilidad, comenzó a enviar «soldados», jóvenes en edad militar, inclusive, niños para que se fueran adecuando al medio, conociendo, observando y teniendo cada día más fuerza dentro del territorio español. Más conocimiento de nuestras ciudades, de nuestros pueblos, de nuestro «modus vivendi”, de nuestras costumbres, tradiciones, movimientos de nuestros C. Y F. S. E., de nuestro ejército, los servicios de emergencia, todos los operativos de los servicios secretos, pues hemos tenido a Pablo Iglesias en el C. N. I. donde una de sus parejas, Dina Dina Boesselham (que se sepa, puede haber muchas más), que se sospechaba que trabajaba de espía para los servicios secretos personales de Mohamed VI. Vamos, que era una enviada de toda confianza del rey de Marruecos.

Los verdaderos planes de Mohamed VI

Sospecho, aunque solo es una especulación, una hipótesis verosímil, que todo está orquestado como en un tablero de ajedrez, Marruecos ya tendría colocadas casi todas las piezas. En primer lugar, tiene la planificación, donde lleva dedicándose mucho tiempo. Tiene la oportunidad, pues en España gobiernan una banda de criminales, un gobierno débil y maleable, un comunismo abyecto, anti-patriota, que no moverá un dedo por España, aunque seguramente disimularán algo, de cara a la imagen exterior.

Es decir, harán que hacen algo, pero seguirán haciendo lo que hasta ahora, pagar millones de euros para que Mohamed siga con sus planes, como ha vuelto a pasar en esta crisis, en esta invasión sobre Ceuta y Melilla. España ayer pago 30 millones al Reino de Marruecos para evitar que sigan enviando sus hordas invasoras. Total, el gobierno de España y el de Marruecos tienen los mismos intereses: la destrucción de España. El gobierno de España porque son tantos los delitos que tiene a sus espaldas que solo les queda una huida hacia adelante. El gobierno de Marruecos busca culminar lo que ellos creen que les pertenece, un sueño después de tantos siglos: regresar a la tierra conquistada por sus ancestros.

Marruecos y su potencial militar

Además, Marruecos lleva más de 20 años rearmándose, pero comprando armamento como si no hubiera un mañana. Lleva años con ingentes cantidades en su presupuesto de defensa. Ha comprado Buques de guerra, aviones, helicópteros súper modernos de última generación, armamento pesado, ha estado preparando a su ejército, profesionalizando parte de él.

 

Sin embargo, España, todo lo contrario, desde ZP hasta nuestros días, el ejército es la sombra de lo que era. Sin apenas presupuesto, o muy bajo. A penas da para ir reponiendo o manteniendo nuestro arsenal armamentístico. El presupuesto de defensa es tan exiguo que produce pavor. Solo para mantener el sofisticado armamento se necesita cinco veces más de presupuesto.

Marruecos solo espera la oportunidad

Solo se tiene que dar un detonante, una crisis grave, por ejemplo, como la de estos días en territorio español, como en Ceuta y Melilla, donde Marruecos crea tener una sola justificación plausible (según ellos), para invadir con su ejército, tanto Ceuta y Melilla, para que el gobierno de España se viera obligado a intervenir, aunque fuera una intervención “blandita” o poco contundente, para que Marruecos actuara con la prepotencia y la osadía de intentar la conquista militar de España del siglo XXI. Repito, solo es una especulación, pero conociendo como actúa Marruecos, yo no lo descartaría, máxime, habiendo recibido el respaldo y el apoyo de EEUU. Sí, Biden ha dicho que apoya a Marruecos en el conflicto con España.

Y la cuestión sería, de pasar algo parecido a un conflicto armado con Marruecos, ¿qué creen que harán los millones de inmigrantes que Marruecos utilizó como lanzadera de su “ejército”? Aunque muchos sean civiles, me apuesto a que también hay posibles efectivos militares. Hoy día nada o casi nada se puede ocultar a los ojos de millones de cámaras. Cuantos vídeos hay en las redes sociales, donde se ve a diversos grupos de inmigrantes en edad militar, casi formando al estilo militar, en muchos casos en formación para-militar, cuando llegan haciéndose pasar por inmigrantes desamparados, solos, hambrientos y perdidos. Cualquiera que se haya puesto un uniforme, militar, policial, G. C. etc. sabe de qué estoy hablando.

La pregunta sería, ¿con cuántos efectivos, civiles o posibles para-militares, podría contar Marruecos dentro del territorio español ante la posibilidad de un conflicto armado con Marruecos? ¿En ese supuesto, que harían las familias de magrebíes que llevan años en España y que “aparentemente” están integrados?

Alguien se ha parado a pensar que podemos tener una amenaza muy seria. Aunque como he dicho, parto de la base de una especulación, pero viendo que el CNI ha estado comprometido, que tenemos un gobierno, que más que un gobierno es una banda donde solo cabe esperar de ellos la traición y la ignominia sinceramente es para estar muy preocupados y no solo Ceuta o Melilla, sino todo el territorio nacional.

Todo es una incógnita, pero lo que sí sabemos es que España está doblegada, de rodillas y encima subvencionando a Marruecos para que siga adquiriendo material militar, que no dudará en usar contra España si llegara la ocasión. España está sometida ante el país que hoy puede ser la amenaza más real de crear un conflicto armado contra el territorio español, contra la vida de sus ciudadanos y la estabilidad política y territorial de España. “Aviso a navegantes”.

2 comentarios en «Marruecos busca recuperar Al-Ándalus»

  • el mayo 19, 2021 a las 2:51 pm
    Enlace permanente

    El asentamiento de población ocupante en territorio ocupado es delito de lesa humanidad, así como tener más hijos para cambiar la composición étnica de un país. Pero además atraer a extranjeros a tu frontera es delito de traición a la patria con una pena mayor si quien lo comete es español, luego nuestro gobierno no puede quedar impune, dejen de llamarlo efecto «llamada» cuando es delito de traición.
    No hay que hacer una nueva redacción del código penal para aplicar los delitos anteriores.

    Respuesta
  • el mayo 20, 2021 a las 2:21 am
    Enlace permanente

    Es perfectamente compatible el delito de traición, como bien dice ud. Con la expresión «efecto llanada» que se pruduce como consecuencia de las actuaciones miserables de este gobierno. Se le lkama «efecto llamada» porque se idealizar a España como reclamo para atraer a inmigrantes ilegales, mafias, terroristas etc. A eso me refería.
    Gecias pir su comentario.

    Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *