Mario Draghi pretende dimitir como primer ministro pero el presidente Matarella no le deja. Italia entra en una nueva crisis política

Italia queda nuevamente sumida en una crisis política de la que, con bastante probabilidad, desembocará en unas nuevas elecciones generales

El primer ministro de Italia, Mario Draghi, ha comunicado esta tarde a sus ministros que dimite del cargo al que accedió hace 17 meses.

Tras una larga semana de tensiones con el Movimiento 5 Estrellas (M5S) y una votación de confianza en el Senado, en la que los grillinos se han ausentado pese a las advertencias de Draghi de que podría ser fatal, el ex presidente del BCE ha dicho que no quiere ni puede continuar más.

Por su parte, el presidente Sergio Matarella , ha instado a Draghi a presentarse ante el Parlamento para verificar si sigue contando con una mayoría para gobernar.

«El presidente de la República no ha aceptado la dimisión y ha invitado al presidente del Gobierno a presentarse en el Parlamento para dar explicaciones y para que se haga en esa sede una valoración de la situación», comunicaba la Jefatura del Estado.

Tras superar la moción sin el M5E, Draghi abandonó el Palacio Chigi rumbo al Quirinale y permaneció una hora reunido con Mattarella, que debía marcar los pasos a seguir para encontrar la salida al laberinto de escenarios que se abrían para el ‘premier’.

Tras la reunión con el presidente, el premier convocó un Consejo de Ministros tras el que confirmó su salida. Sin embargo, minutos después, se hizo pública la decisión de Mattarella de no aceptar la marcha de Draghi.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.