Marine Le Pen asciende en las encuestas y estaría a solo 5 puntos de ganarle a Macron la presidencia en la segunda vuelta

Las fuerzas nacionalistas de derechas o patrióticas, como se hacen llamar, superarían el 30% en su conjunto en el país vecino

Aunque Macron lidera por mucho las encuestas para la primera vuelta de las elecciones presidenciales, en el segundo, tercer y cuarto puesto vemos a tres fuerzas bastante parejas. Estas son el partido nacionalista de Le Pen, el partido radical de derechas de Zemmour, y el partido de extrema izquierda que lidera el polémico Melenchón.

Algo por detrás se sitúa la centroderechista Pécrease, que fue bautizada por algunos periodistas en España como la Isabel García Ayuso francesa y que en los últimos meses no ha parado de desinflarse en términos de expectativa electoral.

De cara a la segunda vuelta, el ascenso de RN (Reagrupación Nacional) sería muy notable, llegando a atraer votos incluso de la extrema izquierda (enemiga acérrima de las políticas socioliberales de Macrón) y situándose por encima del 40%.

Incluso aunque Marine Le Pen y su partido se hicieran con la victoria en la segunda vuelta de las presidenciales- algo que aún queda un poco lejos- debido al particular sistema político francés, para que Le Pen pudiera desarrollar su programa de Gobierno desde el Ejecutivo cómodamente, tendría que cambiar el sistema de representación de cara a las futuras elecciones legislativas, donde su partido es castigado sistemáticamente en las segundas vueltas de cada circunscripción.

El método para llevar a cabo tal reforma pasaría, seguramente, por un referéndum vinculante que le permita reformar la Constitución, no está muy claro si legalmente pero sí por lo menos legítimamente.

No obstante, en la República Presidencialista de Francia, el Presidente de la República (poder ejecutivo) tiene mucho peso incluso aunque su partido no tenga mayoría legislativa en la asamblea nacional. Esto se traduciría, a priori, en una serie de cambios importantes dentro del Estado francés en materias como seguridad, inmigración, política exterior y muchas otras.

Aunque hasta ahora nadie ve muy probable un hipotético triunfo de Le Pen en la segunda vuelta, si algo nos ha enseñado la política internacional en los últimos años es que, en política, todo es posible. Si bien la ventaja hipotética de Macron sobre Le Pen (y no digamos ya sobre los otros dos posibles rivales) es bastante holgada, no se puede negar el ascenso vertiginoso de Reagrupación Nacional y la popularización de sus ideas en los últimos dos lustros.

Si a finales de los 90, el archidemonizado Jean Marie Le Pen apenas pasó del 17% frente a Chirac en la segunda vuelta (y ya se consideró un hito su llegada a segunda vuelta), hace 4 años Le Pen ya logró superar por mucho el 30%. Ahora, según la encuesta de Elabe y algunas otras, la distancia frente a Macron se reduciría a en torno 5 puntos; algo que no es insalvable y menos en estos tiempos tan turbulentos.

Recordemos que distancias mucho mayores se daban al triunfo del no al brexit o de Hilary sobre Trump, y resultó que luego la realidad fue bien distinta.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.