Madrid: Victorino y la integridad del toro bravo

Han vuelto los toros a la primera plaza del mundo y lo hicieron con una seria e imponente corrida de Victorino, encierro cinqueño, con trapío, cuajo, serio y astifino.

Salió el toro íntegro, sin manipular, con edad, y con los rizos. Todo ello sumado a que también la corrida tuvo un serio comportamiento.

Abrió terna, Manuel Escribano, el cual no se dejó nada en el tintero durante toda la tarde. Recibió a sus dos Victorinos a Porta gayola, con un banderilleo con emoción y riesgo a ambos toros, y como primer oponente tuvo lugar, a un toro el cual nunca quiso romper para adelante, lo mató de una soberbia estocada.

El cuarto toro de nombre “Galapeño” fue un toro encastado, complicado, un Victorino el cual vendió cara su muerte, y donde Escribano plantó batalla.

Caben destacar naturales por el pitón izquierdo, de uno en uno, donde en cada muletazo estaba la sensación de peligro y emoción.

Series también por el pitón derecho emocionantes, para acabar con el encastado Victorino de otra soberbia estocada, y cortar una oreja de peso, una oreja no exenta de polémica, pero estábamos en Madrid.

Apetecía ver al modesto torero manchego, Sergio Serrano, y la verdad que no defraudó. Como primer oponente, tuvo a una “alimaña” de Victorino, el cual se metía para dentro en cada muletazo, se revolvía en un palmo de terreno y anduvo siempre buscando las femorales de Serrano.

Estuvo digno el torero, aguantando el difícil y duro trance. Como segundo oponente y quinto Victorino saltó al ruedo Venteño “Venenoso” el mejor toro del exigente encierro de Victorino. Un toro que embistió con temple, ritmo y clase, pero al que había que hacerle, las cosas bien. Serrano lo lució en varas, algo que ya se nos había olvidado a los aficionados, los tercios de picadores para luego, habido de triunfo plantar cara a “Venenoso” y cuajar una sincera faena, que caló en los tendidos.

Se volcó en la suerte suprema y cortó una merecidísima oreja, la cual le tiene que servir a este joven torero.

Cerraba cartel Fortes, el cual no tuvo tanta suerte en el sorteo, pero tampoco él anduvo precisamente muy fino. Como primer oponente, Fortes tuvo un Victorino, exigente, donde los mejores momentos llegaron por el pitón izquierdo, dejando media docena de naturales, jaleados por el público. La pena, que luego el toro salió con la cara alta y llegaron los enganchones, y la descomposición del trasteo.

Para cerrar noche, le tocó a Fortes el Victorino más deslucido del encierro, donde tampoco Fortes, supo por dónde meterle mano y hasta pasó un momento de apuro.

Resumiendo, tarde noche interesante en Las Ventas, con una seria e imponente corrida de Victorino, donde destacaron el cuarto y quinto toro, a los cuales tanto Escribano, como Sergio Serrano, cortaron sendas orejas.

La próxima cita Venteña, el domingo 4 de julio, mano a mano Ferrera y Emilio de Justo, con toros de Victoriano del Río. Siempre y cuando Ferrera esté listo del percance que sufrió en la plaza de Badajoz, con un toro de Victoriano del Río también, y que a petición propia, el diestro va a hacer el paseíllo hoy en Alicante.

Por cierto una feria, donde se está conmemorando el 50ª Aniversario de alternativa de Jose Mª Dolls Abellán, (Manzanares) y donde el pasado 24, día de San Juan, el Juli y su primogénito, Jose Mari Manzanares, se entretuvieron en cortar las orejas a un noble y pastueño encierro de Garcigrande. Encierro anovillado, cuatreño, cómodo de caras y manipulado de astas.

Toros de festival, lidiados en corrida de toros. Pero eso es la otra cara de la fiesta. Por lo menos aún hoy en el desayuno, estamos saboreando la imponente corrida de Victorino, con su seriedad y trapío.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *