Madrid tramitó sólo en 2021 hasta 5.000 denuncias por desapariciones de menores tuteladas, 84 relacionadas con una red de prostitución y drogas

Sólo en 2021, la Comunidad de Madrid tramitó hasta 5.000 denuncias desde centros de menores por desapariciones de niñas

Ochenta y cuatro de ellas corresponden a menores relacionadas con la operación Sana. Gracias a ello, una red de proxenetas en la que menores eran introducidas a la fuerza en las drogas y la prostitución en un régimen de esclavitud y sometidas a violaciones sistemáticas, ha sido desmantelada.

Dicha red estaba compuesta en su mayor parte, por bandas dominicanas

Además, también en 2021, la Comunidad de Madrid solicitó a la Fiscalía que no permitiera la salida del centro de menores a una de las chicas liberadas de la trama. 

A día de hoy, según explica OK Diario, el juez todavía no ha emitido respuesta alguna

La Comunidad de Madrid lamenta que la justicia tarde tanto en dar respuesta a las denuncias interpuestas, entre otras cosas para tratar de evitar que las menores vuelvan a caer en las redes cuando ya están bajo el amparo de los centros tutelados.

OPERACIÓN SANA: TESTIMONIOS

Este viernes han empezado a extenderse los testimonios de varias de las víctimas rescatadas en el marco de la Operación Sana.

Según adelanta ABC los principales explotadores de la trama son miembros de una banda latina llamada Dominican Don’t Play y el rapero Saymol Fyly también estaría implicado.

La investigación indica que alguna de las niñas ‘reclutadas’ se habían escapado de los centros de menores donde estaban siendo tuteladas

Una de las víctimas, que se escapó del centro de menores de Aranjuez, cayó en manos de esta red con sólo 13 años y relata cómo se prostituía a cambio de «droga o de ropa». La niña ha hablado de miembros de la banda de dominicanos como el Kalifa, quien le «obligaba» a acostarse con otros miembros de Dominican Don’t Play. Otros de los criminales implicados serían Chuky, Randy, Ñaño, Metralla y Tobárez, que la habrían obligado a tener relaciones sexuales con tres o cuatro amigos suyos.

La menor ha declarado:

«Me quería ir, pero no me dejaban. Yo estaba en el piso de abajo y me grababan con una cámara que tenía en su casa. Me traía a gente desconocida para que me acostara con ellos a cambio de dinero y él se quedaba la mitad. Me encerraban, no me dejaban salir y me grababan».

Ha confesado también que conocer al Kalifa:

«Me cambió la vida; él me enganchó a la droga, yo no quería».

El sumario indica que los detalles revelados por la niña la describen como una esclava

TODOS MIEMBROS DE BANDAS LATINAS

Otra víctima, que comparte uno de los abusos más terroríficos, señala que:

«Todos, empezando por el Kalifa, pertenecen a bandas latinas, son amigos y se dedican a vender droga en Usera y Villaverde. Uno de los jefes es M. T., una persona muy peligrosa y poderosa, que además tiene armas. Si se enteran de que estoy contando todo, me van a matar, van a ir a por mi».

Esta niña llegó a intentar suicidarse cuando ya estaba bajo la protección de uno de los centros tutelados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.