Madre es apalizada en Parque Warner por defender a su hijo autista

Mayte Q.- madrileña de 38 años- tuvo que ser hospitalizada el pasado 2 de mayo tras recibir una brutal paliza en el Parque Warner de Madrid.

La señora fue atacada por un enajenado de mediana edad que decidió tomarla con Jimmy, el hijo de 11 años de la agredida.

Jimmy es un niño con TEA, una condición comprendida dentro del amplio espectro del autismo. Aquel día, utilizó la cola preferente para personas con discapacidad en una de las atracciones de Warner.

El presunto agresor, que hacía cola ordinaria, se vio ultrajado y comenzó a meterse con el menor haciéndole burla y tratando de humillarlo. Seguidamente, la madre de Jimmy se vio obligada a intervenir en defensa de su hijo.

Mayte comunicó al hombre que estaba haciendo sentir miedo a Jimmy, y este respondió de la forma más violenta y desproporcionada que uno pueda imaginar.

El presunto agresor preguntó a Mayte si era «la madre del mongol», para después abalanzarse sobre ella, tirarle del pelo y estamparla contra el suelo. Después de una primera caída, Mayte se levantó para plantar cara al agresor, pero este volvió a estamparla contra el suelo de cemento con más fuerza todavía, dejándola inconsciente.

El personal del parque inmovilizó al agresor hasta que vino la Guardia Civil a arrestarlo. Al mismo tiempo proporcionaron a la agredida los primeros auxilios.

Tras lo sucedido, la agredida fue llevada a un hospital. Labio partido, nariz ensangrentada, ojos morados y una brecha en la frente. También le detectaron una lesión cervical.

Aunque el terrible incidente no le ha dejado secuelas físicas graves, Mayte ha caído en una profunda depresión.

Aquel 2 de mayo, Día de la Madre, Mayte decidió ir al Parque Warner con sus dos hijos y dos amigas de la infancia para evadirse de sus problemas y cierto decaimiento anímico arrastrado tras la muerte de su madre, hace ahora un año. Por desgracia, la experiencia de aquel día la ha empujado más a la depresión.

El presente caso será juzgado por lo penal como delito grave.

Estudios epidemiológicos realizados en Europa indican una prevalencia de aproximadamente un caso de TEA por cada 100 nacimientos. En España hay unas 450.000 personas diagnosticadas, 60.000 en Madrid.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.