Los «vientres de alquiler» serán considerados «violencia machista»

Cualquier excusa es buena para prohibir algo cuando no nos gusta. Como los llamados vientres de alquiler no son legales en nuestro país, pero los padres que recurren a ellos tienen distintas formas de sortear la prohibición en suelo nacional, el Gobierno plantea una curiosa estrategia para impedir que la práctica siga existiendo.

Irene Montero prevé tener para el próximo mes de diciembre una propuesta de reforma de la ley de salud sexual y reproductiva y de la interrupción voluntaria del embarazo. Ya ha avanzado, de que tratará de abordar el duelo perinatal.

El objetivo de la siempre polémica «ministra de igualdad» ha comparecido ante la Comisión de Igualdad del Congreso de los Diputados para explicar el tipo de ley que persigue.

Una ley que incluya las necesidades de todas las mujeres, por ello recabaremos las aportaciones de mujeres jóvenes y mujeres con discapacidad. Una ley que aborde la salud menstrual y la anticoncepción. Una ley que aborde el duelo perinatal

A continuación, ha indicado que la ley reconocerá los llamados vientres de alquiler «como forma de violencia contra las mujeres» y como «una forma de explotación reproductiva». De este modo, la continuación de este tipo de prácticas en nuestro país podría volverse poco menos que imposible. Quienes acudieran a vientres de alquiler en el extranjero no podrían regularizar su situación en España de ninguna manera.

Montero ha criticado que los médicos puedan utilizar su objeción de conciencia para no practicar abortos. Según ella, el 80% de las mujeres que acuden a abortar lo hacen a clínicas privadas porque sufren acoso de grupos «antiabortistas».

En el grupo del PNV, Joseba Andoni Agirretxea ha pedido a Montero que no incluya los vientres de alquiler en la reforma, pues necesita a su modo de ver un análisis más profundo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *