Los seis policías que irrumpieron en una fiesta durante la pandemia, serán juzgados por allanamiento de morada

El titular del Juzgado de Instrucción nº28 de Madrid, Jaime Serret, que investiga a los seis policías que entraron por la fuerza en un domicilio de Madrid donde se celebraba una fiesta durante la pandemia, ha decretado que los hechos sean juzgados por un tribunal de jurado al ver:

«Sólidos indicios de la concurrencia del delito de allanamiento de morada».

Serret ha citado a las partes el 8 de octubre, con el objetivo de concretar la imputación en una vista en la que podrán solicitarse las diligencias de investigación que el fiscal, la defensa y la acusación estimen oportunas.

El juez ha considerado, tras tomar declaración a los policías, que los hechos objeto de denuncia son «incontrovertidos», esto es, que a las 00:50 horas del 21 de marzo de este año:

«En el curso de una intervención policial, a pesar que no tenían, ni consentimiento de los moradores, ni autorización judicial, los agentes de la Policía Nacional investigados, tiraron la puerta abajo, de la vivienda situada en la calle Lagasca 18 piso 2º C, accedieron a la misma y detuvieron a su moradores».

La cuestión consiste en determinar la calificación jurídica de lo sucedido

En caso de ser un delito de allanamiento de morada además cometido por funcionarios, lo que es un agravante, tal y como defiende la acusación o si no hay delito puesto que los agentes actuaron ante un delito flagrante de desobediencia grave, como sostiene la defensa.

El magistrado ha recordado que la Audiencia de Madrid desestimó en junio que las personas que se encontraban en la vivienda donde tuvieron lugar los hechos, hubiesen cometido un delito de desobediencia grave. En todo caso, habría sido una infracción administrativa.

Será el tribunal de jurado el que tenga que pronunciarse al respecto

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *