Los menas magrebíes cometen el 80 % de los delitos en Barcelona según la Guardia Urbana

Fuentes de la Guardia Urbana señalaron al medio La Razón, que la “inmensa mayoría de los delitos en Barcelona son cometidos por extranjeros, el 80 %, y de ellos la mayoría son de menas (menores extranjeros no acompañados) magrebíes”. La ciudad es “insegura”.

En los últimos meses parecía haber remitido la oleada de menas ladrones, pero los últimos disturbios y oleadas de crímenes han vuelto a poner de relieve este problema.

“Recriminamos esa tolerancia, casi complicidad del Ayuntamiento en algunos asuntos». “Vemos que no se quieren ofrecer datos reales sobre quién o quienes están detrás de esta delincuencia”, recriminan varios agentes consultados por el citado medio.

Una verdad incómoda que todo el mundo conoce

Tienen claro que “muchos de los saqueadores de comercios durante las fiestas” están estos menas, casi todos procedentes de Marruecos y Argelia.

Este verano han vuelto con mucha fuerza en la ciudad, pero la época más crítica quizá llegó entre los años 2018 y 2020 coincidiendo con la vuelta del chabolismo y la indigencia a la ciudad condal.

Los vecinos están hartos de denunciar la situación, porque los problemas de todo tipo por la cercanía abundan. Sobre todo, si eres una mujer y vas sola.

Fuentes de la Guardia Urbana lo admiten todo a este diario. “Hay diferentes tipos de personas en situación de exclusión social que viven en la montaña”. Se refieren a los grupos citados antes, sin ningún tipo de arraigo en la ciudad y con escasos o nulos medios para subsistir.

Existe incluso la Asociación de Vigilancia Solitaria, un grupo de vecinos del Poble Sec que se dedica a denunciar, con imágenes y vídeos, los problemas de delincuencia en la zona. Sus últimas quejas hacen referencia a menas actuando contra turistas, pero van más allá, y apuntan a los “tcharmile”, vinculados a los Latin Kings (que aún existen, pero con menos presencia que antaño) y los Maras, procedentes de El Salvador.

La Guardia Urbana detalla que todos viven en chabolas de cartones, desperdigadas por la montaña, y que “generación una lógica sensación de inseguridad” en la zona. Los ataques e incluso agresiones se han convertido en demasiado frecuentes.

Esta sensación de inseguridad, explican fuentes del cuerpo policial, afectan a la gente que va a practicar deporte aprovechando la naturaleza que ofrece la montaña, todo un pulmón verde en la ciudad. También sucede lo mismo con las comunidades de vecinos del distrito.

No hace mucho tiempo, los Mossos d’Esquadra detuvieron e ingresaron en un centro de menores a un mena, que estaba tutelado por la Generalitat pero que va se salió del sistema, como presunto autor de 7 violaciones en Montjuïc y Poble Sec.

Las asociaciones de vecinos hablan incluso de prostitución forzada de chicas muy jóvenes por parte de estas bandas organizadas, y también de tráfico de drogas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *