Los juegos del hambre que asolan Europa

Hoy viernes 30 de septiembre, ha amanecido el día nublado y gris en Logroño, cayendo alguna gota de agua de las alturas, pero con desgana, como si lo hiciese por caridad. Por ello, me veo con ímpetu como para escribir sobre un personaje de sobrenombre medieval, Ursula Von der Leyen, más conocida por “Von der Brujen”.

Tú jamás fuiste votada por los ciudadanos europeos para representarnos, esto para empezar

Te dedicas a ningunear desde la Comisión a los parlamentarios europeos, negándote a entregar los contratos de compra de vacunas primero y entregándolos totalmente tachados después, sin que se pueda leer su contenido. El hecho de que tu has negociado personalmente los contratos con los responsables de los laboratorios, siendo tu marido un conocido lobista de los mismos, supone un claro conflicto de intereses y antes o después lo tendrás que explicar ante la Justicia.

Es más, la falta de supervisión de las agencias de control como la EMA, en este caso, no han hecho más que sacar a la luz ante la ciudadanía la calidad del servicio que recibimos los ciudadanos europeos: control inexistente, sino más bien adopción de los intereses de las empresas privadas, ¡esta eres tú!

Es inaceptable tu discurso belicista ¿te has preguntado si la sociedad europea suscribe lo que piensas y haces?, ¿van a ir tus siete hijos a la guerra?, ¿van a sufrir las consecuencias de tus dislates bélicos?, ¿van a pasar hambre, frío y penurias?

Obviamente ¡No! Qué bonito es jugar a Madelman, con el sufrimiento de otros

Tú has propuesto unas medidas sancionadoras “de facto” contra tus propios ciudadanos declarando falsamente que eran sanciones a Rusia. (Recomiendo a los opinadores que vean un gráfico del precio del rublo actual, seis meses después del inicio del conflicto armado con Ucrania. Sorpresa, el Euro hundido y el rublo un 25% por encima de su precio de hace un año).

¿Tan difícil es mantener una posición neutral como lo hace Suiza, por ejemplo y no actuar en contra de los verdaderos intereses generales europeos? 

Ursula, ¿cuánto te pagan los Yanquis? ¿trincas comisiones por todo lo que torcéis en favor de los comprados por Blackrock?

Decían antaño y dicen aún hoy muchos protestantes, que Roma era una ramera, yo digo también que Bruselas también es una ramera, y todas las instituciones y sus administradores que por aquellos lares se encuentran, en tanto no representen los intereses de los ciudadanos europeos, merecen el mismo apelativo.

Insisto, a mí, Ursula, no me representa, ni tú, ni Borrell, ni nadie de vuestra maldita cuadrilla belicista. Por cierto, algún día seréis condenados, si no por la justicia terrenal, si por la divina.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *