Los españoles que no amaban su patria

¿Alguien se imagina que mi columna apareciese ilustrada con la foto de una pistola nazi, que llevase escrito negro, gay, mujer, judío, gitano, etc.? Pensarían que estoy loco y que de alguna manera estoy llamando a atentar contra los aludidos a base de tiros. ¿Estás de acuerdo?

Tengo claro que de ocurrir esto, de inmediato, la “fiscal del Gobierno” Dolores Delgado –te quedan pocos días en el lugar que inmerecidamente okupas, gracias a la denuncia de VOX- y digna defensora de la igualdad (Marlaska es un maricón. Yo prefiero trabajar con hombres, dijo) daría órdenes para ir contra NuestraEspaña y contra mí. Seríamos acusados de incitación al odio y no sé cuantos delitos más. Arderíamos en las piras inquisitoriales creadas exprofeso por los medios de contaminación mediáticos zurdos. No tengo duda. 

Pero, ¿qué pasa cuando es Pablo Iglesias, exvicepresidente del Gobierno, quién actúa así? Nada. Porque la izquierda, enferma per se, se siente en el derecho de hacer lo que le salga de los mismísimos cojones, ovarios o los órganos genitales que tengan “elles”. Se llama patente de corso o presunción de beatíficas intenciones izquierdosas.

Para esta excrecencia enferma de resentimiento, el fin sí justifica los medios, y si hay que incitar a la agresión o muerte de los rivales políticos, pues se hace. ¿Qué problema hay? Ninguno

Observa lo siguiente: ¿Y si gobernaran PP y VOX? Junto al título aparecía una pistola Luger, habitual del ejército nazi del socialista Adolf Hitler, en la que llevaba impreso los logos del PP y VOX. También podía leerse PPrensa.

Así de exquisito se ha despachado el difunto, políticamente hablando, de Pablo Iglesias, en su columna. Ni que decir tiene que solo es cháchara vomitada solo apta para su también vomitada parroquia. Nada bueno aporta, porque nada bueno tiene que aportar, salvo odio.

Conviene reseñar las sucesivas manifestaciones que los apóstoles de rojerío, periodistas subvencionados, han convocado por ello. He perdido la cuenta, ¿cuántas van ya? Ni una. Ni las habrá. ¿Dónde están las declaraciones de rechazo y repulsa por este hecho? Nada. Es don Pablo. Toca hincar la rodilla y rendirle pleitesía. Esto es la izquierda: una patología política. ¿Qué pasaría si lo dijese alguien de Vox? Estarían todos pidiendo su ilegalización y alentando violentas manifestaciones, kale borroka. Las calles arderían.

Estimado lector, conviene no infravalorar lo dicho, aunque sea imposible de deglutir, por el antiguo feliz papi y hoy caballero jedi, porque es un caldo de cultivo brutal para la violencia.

Él, que es comunista pero no tonto, sabe que más temprano que tarde los españoles despertaremos de una puñetera vez y los echaremos a patadas a todos sus excompañeros de Gobierno, y lo que está haciendo es sembrar lo necesario para, llegado ese momento, quemar las calles de España. Que cada día que no estén gobernando sea una pesadilla. Donde la escalada de violencia se muestre como el precio de la luz con ellos, imparable, mostrando récor diarios.

Yo tengo claro que la izquierda no es demócrata. Nunca lo ha sido ni lo será. Y que hay una parte importante de ella que pretende llevarnos a la guerra civil. Están deseando cavar trincheras y derramar la sangre de nuestros compatriotas.  Quieren llevarnos al abismo. ¿Exageración? Ni un ápice.

Veo con nauseabundo desprecio como algo difícil de calificar, un ser monstruoso cuyas arrobas de grasa son superadas por su fealdad física y moral, dice abiertamente “que hay que matar a los de Vox. Que admira a Otegi”, condenado por terrorismo, y hombre de paz para la izquierda. ¿Cuántos líderes rojos han censurado y denunciado esas inadmisibles coces verbales? Ni uno solo. Porque muchos lo comparten, aunque no se atreven a decirlo en público.

“La única violencia que yo condeno desde el Ayuntamiento de Cádiz, como alcalde de Cádiz, es la violencia de Vox, la violencia de la señora Olona, y la violencia sistemática de un partido que vulnera los derechos humanos y que enaltece valores que no son democráticos”. Palabra del alcalde de Cádiz apoyando y defendiendo a los que insultaron, amenazaron e intentaron linchar a los miembros y simpatizantes de VOX.

Sigamos. ¿Qué dijeron después de la violencia extrema de los cachorros de borrokos en Vallecas? Animaron, justificaron y aplaudieron.

“Hoy los ultras de VOX han ido a provocar violencia a Vallecas” (Pablo Iglesias)

“Estaba claro que lo que buscaba VOX hoy en Vallecas era ganar votos en el barrio de Salamanca extendiendo su odio y su violencia. Abascal ha llegado incluso a saltar el cordón policial, provocando una carga. Gracias a los/as vecinos/as de Vallecas que han dicho no al fascismo” (Ione Belarra).

“L@s vecin@s de Vallecas defienden su barrio del racismo, del machismo, de la lgtbifobia, del odio al pobre (…). El problema es de quienes blanquean las provocaciones y la violencia de la ultraderecha. Más feminismo, servicios públicos y empleo digno para que no extiendan su odio” (Irene Montero).

Ten presente que hablamos de los herederos ideológicos de los asesinos que provocaron y, a Dios y al General Franco -nunca le estaré lo suficientemente agradecido que derrotase a los criminales bolcheviques del frente popular, los hombres de Stalin en España- perdieron la Guerra Civil. Los mismos que aprovechan cualquier oportunidad para enaltecer a los asesinos comunistas. ¿Dudas? Hace unos días hemos visto como colgaban una pancarta con la foto de uno de los mayores asesinos de la historia, Iósif Stalin, en el Ayuntamiento de Valencia.

Por cierto, los mismos “valientes” que no se atreven a quemar una falla para no insultar a los musulmanes. Por algo son rojos…

Solo me queda decir que yo no haría nada similar a lo que hacen ellos. Que de ocurrir, caso muy improbable, sentiría asco de mí mismo. Porque siendo difícil superar el nivel de desprecio que me produce la basura roja y toda esa caterva de indignos sujetos, nunca llamaré a la violencia contra ellos. Porque yo soy mejor que ellos, infinitamente mejor. Porque mis principios y valores se basan en el respeto, la legalidad, la igualdad de todos los españoles que tiene su máxima expresión en el patriotismo, nunca en el odio. Porque el odio es su seña de identidad, nunca la mía.

2 comentarios en «Los españoles que no amaban su patria»

  • el septiembre 7, 2021 a las 6:57 pm
    Enlace permanente

    Gracias, D. Miguel, por esta pincelada (o quizá “granada”) de realidad en la siniestra que gobierna.

    Felicitaciones y un abrazo, mi admirado amigo.

    Respuesta
  • el septiembre 8, 2021 a las 10:53 am
    Enlace permanente

    Estimado, Condestable.
    Gracias por tener la amabilidad de leerlo y escribir esta crítica. Un gran placer saber que te ha gustado. Son tiempos difíciles para nuestra gran nación, amigo, pero no albergo duda de que venceremos como ya vencimos.
    Que Dios te proteja y bendiga.

    Un fuerte abrazo, amigo y patriota.

    Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *