Los delirios independentistas y antiespañoles de la Iglesia catalana llevarán al cierre de 160 de las 208 parroquias de Barcelona

Los delirios independentistas y antiespañoles de la Iglesia catalana, entre los que se incluyen los sermones antiespañoles y el constante empeño en expulsar a no separatistas, han llevado a una hemorragia de fieles y una espectacular caída de ingresos a lo largo de los años.

Esto sumado a las restricciones de la pandemia, ha llevado al cardenal-arzobispo de Barcelona, Juan José Omella, a recoger tempestades en forma de la reducción drástica del número de parroquias

Cerrarán 160 de las 208 parroquias que existen en estos momentos, suma a la que habrá que añadir el cierre de los templos que hayan perdido la condición de parroquias. Cierre y venta.

La intención inicial es mantener las iglesias abiertas hasta la jubilación del párroco titular, pero no desaprovecharán oportunidad de mercado alguna, como ya ha ocurrido en la parroquia de San Isidoro, cuyo derecho de superficie ha sido cedido al Hospital Clínico durante 75 años.

Las parroquias supervivientes de la limpieza de fieles, todas las 48, pasarán a denominarse «comunidades pastorales

Los constantes ataques de la Iglesia catalana contra el país, el idioma español y toda persona no independentista, han llevado a un claro declive de la fe en la región, con tan sólo un 56,60% de personas declarándose católicas (el peor número en toda España). Además de que también son la región que menos marca la X de la Iglesia en la Declaración de Renta.

El número de bautizos, comuniones, bodas y vocaciones sacerdotales también ha disminuido notablemente

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *