Los ciudadanos traicionados por Ciudadanos

Esta semana hemos vivido el terremoto político más grande que hemos tenido desde las elecciones del 10N.

Empezó el seísmo en Murcia. Donde la coalición de gobierno de PP-CS saltaba por los aires porque PSOE y CS anunciaron una moción de censura.

No deja de ser extraño que Ciudadanos se haga una moción de censura contras su propio gobierno, pero por lo visto la “corrupción” del PP era insoportable, y no digo que el PP no tenga corrupción, pero en tal caso, llévalo a los tribunales, denúncialo y que ajusten cuentas con la justicia.

Pues no, solo presentan una moción de censura… con un imputado por prevaricación como es el jefe de los socialistas murcianos. No hay por donde cogerlo.

Este fue el epicentro, pero la réplica más fuerte de dejó sentir en la comunidad de Madrid, donde la presidenta Díaz Ayuso, convocaba a media mañana de ese mismo día unas elecciones anticipadas para el 4 de mayo. Ayuso cogobierna con Aguado, es decir, de nuevo PP-CS, y Ayuso anunció que no se fiaba de sus socios y que no quería que pasase lo mismo que en Murcia, así que, ahora que ha terminado la tercera ola de la pandemia, convoca elecciones, con apenas un 4% de los madrileños vacunados con las 2 dosis.

Y si, 2021 no es un año normal, muchos, incluido la propia Arrimadas, y la propia Ayuso, han dicho en reiteradas ocasiones, que no era tiempo de mociones de censura (criticando a Abascal con la que presentó a Sánchez) ni tiempo de elecciones anticipadas (criticando las catalanas). Pero ahí están las 2, haciendo exactamente lo que criticaban.

Y los peores parados son indudablemente los naranjas. Su intento de moción en Murcia ahora mismo es un fracaso, pues 3 diputados regionales han anunciado que no votarán a favor de la moción de censura. Además, parece que el giro de alejarse del PP y acercarse a PSOE no ha gustado a muchos, pues ha habido una avalancha de “transfuguismo” y dimisiones en el partido de Arrimadas. La acusan de traicionar los valores liberales de Cs para lanzarse a abrazar la socialdemocracia, y sin someterlo ni a los militantes, ni tan siquiera a los propios diputados nacionales y regionales. Según se está filtrando esta semana, Arrimadas ha tomado un rumbo diferente, con tan solo un par de pesos pesados como confidentes, algo que no está sentando nada bien en otras figuras importantes, como Toni Cantó, que han exigido una reunión urgente.

Dentro del PP, las cosas son muy diferentes, están aplaudiendo con las orejas la chapuza de Ciudadanos, y han aprovechado para incluir figuras fuertes del partido naranja como su hasta ahora secretario de organización, Fran Hervías.

Además, por lo que se ha ido filtrando a la prensa, el PP murciano sabía desde al menos una noche antes que se había formado una moción de censura contra ellos, pero que, al contrario que en Madrid, no habían querido convocar elecciones, pues VOX había ya ganado las elecciones nacionales el 19N (no así las regionales del 10M), y temían que repitiesen como primera fuerza política en la región. Por lo que Teodoro García Egea fue rápidamente a su comunidad y negoció con 3 candidatos de la formación naranja, que el PP sabía, estaban descontentos con la jugada que no había sido negociada por ellos, sino por Carlos Cuadrado, mano derecha de Arrimadas.

Con lo que ni Arrimadas ni Cuadrado, ni Ferraz contaban era con la reacción de Ayuso, que les dejó descolocados e intentaron con 2 mociones de censura (PSOE y Más Madrid) parar las elecciones madrileñas. Sin embargo y tal y como acabamos de saber, el Tribunal Superior de Justicia de Madrid ha dado la razón a Isabel Díaz Ayuso, al ser la que antes había firmado el decreto de disolución de Asamblea, su dimisión y la convocatoria de llamada a las urnas.

Y aunque siempre se ha de dar la voz a los ciudadanos para que elijan a sus legítimos representantes políticos, creo que no eran las formas, creo que no era el momento, creo que no era el modo. Creo sinceramente que la castuza política está dando otro lamentable espectáculo, y que el momento político que más me ha representado esta semana es el realizado por el diputado regional de Ciudadanos en Andalucía Francisco Carrillo: “Señores, voy a serles sincero, Estoy hasta los cojones de todos nosotros”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *