Los catastróficos Presupuestos Generales de la Recaudación; diesel, plásticos y otras subidas de impuestos

El batacazo fiscal que nos espera a la vista de las medidas aprobadas por PSOE y Podemos en los Presupuestos Generales del Estado va a ser inconmensurable.

La estrategia del Gobierno para paliar la crisis, demostrada en múltiples ocasiones como errónea y solo un castigo para los contribuyentes y la economía en general, es una durísima subida de los pre existentes impuestos y la aparición de otros nuevos.

Somos la única gran potencia que va a subir los impuestos en vez de reducirlos.

Hay tres puntos en los que el gobierno se escuda para justificar los Presupuestos:

El primero, es que se hace en Europa o que es exigido por la UE. La bajada de impuestos no cuenta, aparentemente.

El segundo es que es progresista y/o bueno para los ciudadanos de una manera u otra.

El tercero es que solo afecta a los ricos o en su caso, a una minúscula casi irrisoria parte de la población.

Pero la realidad es muy diferente y vamos a desglosar al menos los cambios más importantes:

-No se incluye reforma alguna.

-Tras el resultado de la fijación del precio de las mascarillas que llevó al subsiguiente desabastecimiento, han acordado fijar el precio de los alquileres.

-Van a realizar una «armonización fiscal» instaurando o aumentando en su caso los impuestos en toda la nación para que toda España los sufra.

-El IRPF sube 2 puntos en las rentas del trabajo superiores a 300.000 euros y aumenta en tres puntos en las rentas del capital a partir de los 200.000. El límite de las reducciones de la aportación a los planes de pensiones cambia; las aportaciones máximas a planes individuales o de empleo se reducen de 8.000 a 2.000 euros pero el límite conjunto de reducción se amplía de 8.000 a 10.000

¿La justificación? «Dotar de mayor progresividad al impuesto» La palabra progresividad se encuentra en cada de una de las explicaciones de la subidas de impuestos dadas por la ministra de Hacienda, junto con la aseveración de que pocos contribuyentes serán afectados. Los ricos, ya se sabe son los únicos que sufren impuestos.

-El Impuesto sobre el Patrimonio será indefinido así que ya no habrá que prorrogarlo anualmente. Se incrementa un punto el gravamen a las fortunas de más de 10 millones que pasa del 2.5 al 3.5% . Europa casi ha extinguido este impuesto así que la excusa es «garantizar que los que más tienen más aportan y avanzar en la seguridad jurídica al hacer permanente el tributo».

Como parte de la «armonización fiscal» antes mencionada, pretenden implantarlo en las zonas de España donde no existe, como Madrid, supuestamente para «que no haya competencia desleal de CCAA».

-En el Impuesto de Sociedades planean reducir la exención por plusvalías y dividendos generados por filiales en el exterior del 100 al 95%.

Esta vez porque: «ya se aplica en otros países de la UE» y aparentemente se hace «protegiendo a las pymes». Por supuesto, si esa fuera realmente la intención habrían añadido la medida que prometieron a las empresas con facturación inferior al millón de euros, bajar el gravamen del 25 al 23%.

-El IVA de las bebidas azucaradas y edulcoradas sube del 10 al 21%. supuestamente para «fomentar hábitos más saludables de la población y seguir las recomendaciones de la OMS, así como los resultados de diferentes estudios científicos y médicos, que muestran cómo el consumo excesivo de bebidas edulcoradas contribuye al aumento del sobrepeso y la obesidad».

Una vez más, esto afecta a las personas con mayor necesidad, de rentas más bajas, que son las que más consumen este tipo de bebidas.

– El Impuesto sobre Hidrocarburos también ha sido modificado subiendo el diésel. Pasará de 30.7 a 34.5 y la bonificación se reduce hasta 38 euros por cada 1.000 litros. La recaudación será de alrededor de unos 500 millones de euros y se traducirá en un gran desembolso para «ricos» como entre muchos otros, transportistas y camioneros.

El Gobierno insiste que «se trata de una medida de carácter medioambiental sin afán recaudatorio»

Entre los nuevos impuestos tenemos:

-El Impuesto sobre los envases de plástico no reutilizables. La excusa aquí es ecológica, «reducir el número de unidades (…) para reducir así su consumo, de forma que se prevenga la generación de residuos plásticos». Solo en 2021 se prevé que recauden 2.227 millones de euros con esto. Un 22% del total.

El Impuesto sobre Determinados Servicios Digitales o más comúnmente conocido como la tasa Google.

-El Impuesto sobre Transacciones Financieras o tasa Tobin.

Impuesto sobre Sociedades se modifica; ahora los beneficios no distribuidos como dividendo a los socios en las Socimi (sociedades cotizadas de inversión inmobiliaria) tendrá un gravamen mínimo del 15%s. En total, unos 473 millones de euros, el 21% de los ingresos extra pactados por PSOE y Podemos.

Estas son parte de las medidas acordadas en una situación económica deplorable, siendo el país a la cola de todos los del primer mundo en lo que a recuperación económica se refiere, oponiéndose directamente a las acciones que están tomando en el resto de países. Una catástrofe.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *