Lo que ignora la Memoria Democrática. El 86 aniversario del brutal asesinato de las Carmelitas Descalzas de Guadalajara en 1936 por parte de las milicias del Frente Popular

Hoy domingo 24 de julio, se cumplen 86 años del brutal asesinato por parte de las milicias del Frente Popular de las monjas Carmelitas Descalzas; Sor María del Pilar de San Francisco de Borja, Sor Teresa del Niño Jesús y Sor María Ángeles de San José. Aquí os facilitamos los últimos momentos de martirio de estas valientes mujeres, totalmente olvidadas en la nueva ley de Memoria Democrática impuesta por el Gobierno de Pedro Sánchez:

El 22 de julio de 1936 Guadalajara quedó en manos de las milicias del Frente Popular, formada principalmente por socialistas del PSOE y algunos comunistas del PCE. Las monjas del Carmelo Teresiano sintieron la amenaza a su alrededor y decidieron refugiarse en domicilios de amigos y familiares cercanos. Comenzaron a salir de dos en dos, para no llamar la atención, vestidas de seglares.

Dos días después, el 24 de julio la hermana Teresa se ofreció a llevar a la hermana Pilar y a la hermana Maria Ángeles a casa de una amiga. Caminaron las tres por la calle Francisco Cuesta cuando se topan con un grupo de milicianos. Una mujer que iba con ellos las reconoció y gritó “¡Tirarles, que son monjas!”.

Las monjas apretaron el paso, se introdujeron en el portal citado y subieron al piso tercero donde no les abrieron la puerta. También bajaron al segundo con el mismo negativo resultado, por lo que no les quedó más remedio que volver a la calle donde ya el grupo armado de socialistas y comunistas las estaba esperando.

Tras unos cuantos insultos dispararon allí mismo a la hermana María Ángeles que murió en el acto a los 31 años de edad tras recibir un mortal disparo en el corazón

La hermana Pilar recibió varios disparos pero consiguió cruzar la calle, fue recogida por algunos peatones que la llevaron a hospital, donde murió a los pocos minutos a causa de la balas a los 58 años de edad.

Teresa, que había salido corriendo, fue apresada por los milicianos y tras ejercer una brutal violencia sobre ella, la llevaron a los muros del cementerio y fusilada a los 25 años de edad. Cayó gritando “¡Viva Cristo Rey!”.

Fueron beatificadas en 1987 por el Papa Juan Pablo II, las primeras de la larga lista de beatificaciones de los mártires de la persecución religiosa de 1936

El gobierno socialcomunista de Sánchez ha impuesto leyes para volver a juzgar hechos de nuestra historia pasada, ignorando por completo el testimonio de mártires como estas tres monjas Carmelitas.

Esta breve historia pone de manifiesto un mensaje de amor y perdón frente al odio de los que son incapaces de perdonar.

Su testimonio nos muestra su verdadera victoria: ser testigos del amor de Cristo en este mundo

Hemos de ser conscientes también de que perdonar no es olvidar. Es importante mantener vivo el recuerdo de estas tres grandes mujeres, porque la sangre de los mártires fortalece la fe.

Así ha sido desde los tiempos de los primeros cristianos. Y olvidar a nuestros mártires es colaborar con quienes quieren destruir la fe.

Un comentario en «Lo que ignora la Memoria Democrática. El 86 aniversario del brutal asesinato de las Carmelitas Descalzas de Guadalajara en 1936 por parte de las milicias del Frente Popular»

  • el julio 24, 2022 a las 4:56 pm
    Enlace permanente

    Magnífico y doloroso relato que ilustra, pese a la crudeza y el dolor, cómo el testimonio de unas mujeres que a nadie hicieron daño algo sino orar y servir sigue siendo hoy fuente de inspiración, semilla de fe. Por ello, como bien recuerda el autor, no ha de olvidarse (pese al perdón cristiano) que esta “historia pone de manifiesto un mensaje de amor y perdón frente al odio de los que son incapaces de perdonar”, al igual que miles de historias semejantes, conocidas unas y anónimas otras, pero víctimas todas entonces de una violencia sacrílega y hoy de una violencia indigna, frutos ambas de la ignorancia, el desprecio y la violencia que siempre y sólo las fanáticas izquierdas traen donde ponen sus pezuñas.

    Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.