Lo de manifestarse por Ayuso está muy bien; manifestarse por esto, mucho mejor

Ha estado muy entretenido el vodevil guerracivilista sucedido hace bien poco entre las filas del Partido Popular. Únicamente faltaba algo de picar que acompañase la contemplación de aquel espectáculo cuanto menos, llamativo, sin dejar de ser lamentable.

A los que me leéis por primera vez, os digo:

No fijéis la vista en el dedo que os señala a la Luna, mirad a la Luna. Prestad atención. Observad cómo, tras los cortinajes, al fondo del escenario, se desarrollan los verdaderos problemas. Ahora mismo, mientras leéis estas líneas, hoy mismo, con lo que os comentaba al principio; ayer, con otra historia; y anteayer, con otra historia distinta de la anterior, se sucede una nueva corruptela, un atropello cada vez más evidente de las libertades individuales en nombre de aquello llamado el progreso y el bien común; entre otras cosas.

Sin que nos demos cuenta, sin que podamos evitarlo, las instituciones como la Justicia son cada día más manoseadas, nuestra Economía cada vez más maltratada, nuestra democracia, en fin, se deteriora, en este camino de regreso a la dictadura. Una dictadura que lleva gestándose desde la llegada al poder de Felipe González allá en los años 80.

Este pasado domingo, el pueblo de Madrid salía a manifestarse por la mujer que, probablemente, consiga llegar a la Presidencia del Gobierno de España, y, honestamente, aunque es perfectamente entendible el cariño generado hacia la figura de Isabel por parte del pueblo de Madrid, un servidor no deja de preguntarse por lo realmente importante:

¿Saldremos a manifestarnos por la subida de la luz? ¿Por la subida de los combustibles? ¿De la cesta de la compra, quizás? ¿Saldremos a manifestarnos por tener la tasa de paro juvenil más alta de la Unión Europea? ¿Saldremos a protestar por la calidad de la Enseñanza, o por los autónomos a los que se les ha obligado a cerrar y a pagar, aun sin poder facturar?

¿Saldremos a la calle para reivindicar nuestro orgullo como nación? ¿O seguiremos permitiendo que la izquierda antiespañola siga imponiendo su relato falsario? ¡Basta ya de propaganda!

¿Saldremos a protestar por la interminable lista de casos de corrupción de los partidos políticos, y especialmente el Partido Socialista, el partido más podrido del continente? Acabemos con la superioridad moral de la izquierda. Aboguemos por la libertad de expresión, antes de que la perdamos por completo. Hoy, es cierta prensa, la que está en el punto de mira; mañana puede ser usted. Exijamos al gobierno más opaco de nuestra corta y deficiente democracia, transparencia, y, ante todo, coherencia. Si no es mucho pedir, un poco de sentido común no les vendría mal, aunque eso del sentido común sea, según ustedes, “cosa de fachas”.

Yo os propongo que salgamos. Antes de que este desgobierno lleve a España a la ruina, a la miseria que el comunismo representa, salgamos.

Salgamos todos, pacíficamente, y dejemos a un lado los distintos teatros. Pancarta en mano, bandera en el corazón y el grito en el cielo. Enfocaos en quien se enriquece a vuestra costa; señaladlo; decidlo alto y claro, que toda España se haga eco; que sus ciudadanos están ya cansados. Por lo realmente importante, GOBIERNO DIMISIÓN y SÁNCHEZ A PRISIÓN.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.