Liberalismo, Prostitución y Twit de Carla Toscano. Parte 1ª

Ayer noche, un comentario de la diputada de Vox Carla Toscano levantaba ampollas entre liberales y libertarios de internet.

La política de la formación Vox contestaba así a un twit del siempre polémico youtuber Libertad y lo que Surja.

Hoy, un conocido youtuber logroñés de ideología libertaria y cada vez más conocido en toda España, sacaba un vídeo comentando (en tono conciliador) por qué, en su opinión, Carla Toscano ha cometido un error.

Ante un tema tan espinoso como el de la prostitución y una situación tan polémica como esta, no puedo hacer otra cosa que dar doblemente mi visión.

Mi opinión tanto en lo referente a la polémico entre libertarios y liberales-conservadores como en lo relativo al negocio más antiguo del mundo: la prostitución.

Como conozco desde niño a la persona detrás del youtuber Un Señor de Logroño y, de hecho, sigo su canal (a pesar de nuestras diferencias ideológicas), he decidido contestar a su video en la propia plataforma para luego subir aquí la respuesta en forma de artículo.

En respuesta a USDL y a los libertarios de internet

Aquí un logroñés muy cercano a Vox y favorable a legalizar y regular mínimamente la prostitución (como la mayoría de jóvenes de derechas con los que hablo del tema).

A ver, aunque en Vox hay de todo (dentro del ámbito de la derecha y el centro), creo que ni yo ni la mayoría de simpatizantes (que en general nos movemos entre lo nacional-conservador, liberal y social-conservador), somos demasiado cercanos a las ideas libertarias.

No te digo lo que opino del P-Lib y su política migratoria porque Google me banea, jajaja.

Dentro de la moderación (y la salud mental) en Vox puede haber minarquistas “de sentimiento” (y de hecho los hay, tanto entre afiliados como entre votantes). Pero, siendo realistas, el minarquismo juró su sentencia de muerte con la aprobación del sufragio universal y el acceso de las clases bajas y medias a la política. Ni siquiera en países podridos de dinero y sin apenas clases bajas subsidiadas como Luxemburgo hay implantada una minarquía. Para la mayoría de ciudadanos (me incluyo), el estado no es necesariamente el demonio que algunos afirman que es.

En el siglo XXI no parece que las ideas libertarias vayan a ser viables y, por tanto, el debate político en este sentido, más allá del plano intelectivo, es estéril.

Particularmente, me molesta que en redes algunos confundan o quieran confundir liberalismo con libertarianismo y, más aún, con anarcocapitalismo (algo que a mi entender es igual de utópico y extremo que el comunismo, aunque no lo aborrezco al mismo nivel porque todavía no he conocido a ningún anarcocapitalista que trate de imponer sus ideas por la fuerza).

Esta confusión sirve a los rojos para afirmar (desde su infinita ignorancia), que los de PP y Vox somos unos locos madmaxianos que nos queremos cargar el estado del bienestar…

Ojo, no odio tampoco todo lo libertario. Me gusta tu canal (y el de UnaAlienada) y suelo coincidir con vosotros en los temas tratados.

Cierto es que tanto liberales como libertarios y conservadores compartimos la idea hobbesiana de que el estado es algo así como un “gran leviatán” al que hay que tener muy controlado.

Pero liberales y conservadores consideramos que es un “mal necesario” o simplemente una necesidad igual que lo son las empresas, los impuestos, los sindicatos, la patronal, los ejércitos, tener que trabajar o tener que matar animalitos y plantitas para no morir de inanición, jajaja.

Es decir, dejando los idealismos y sentimientos de lado, el estado realmente (mientras esté controlado), no es algo malo per se. Es la única forma conocida que tienen los seres humanos (que somos seres gregarios y sociales) de organizarse, autorregularse, cooperar, vivir en paz y prosperar. Y en Vox pensamos que la unidad en torno a la cual deben construirse los estados es la nación (en nuestro caso, la española). Por eso estamos en contra de cualquier libertarianismo apátrida como el que profesa el P Lib (ojo, no creo que todos los libertarios sean apátridas, pero los “ancap” sí suelen serlo).

A nivel espiritual, intelectual o teórico uno puede ser lo que quiera (además, el papel lo aguanta todo…) pero la política, desde mi punto de vista, es otra cosa. Creo que Juan Ramón Rallo (anarcocap en lo intelectual pero pragmático al mismo tiempo), tiene una visión que va un poco en esta línea.

A diferencia de ideologías infantiles como el animalismo, el comunismo o el feminismo rojo, que anteponen los más pueriles sentimientos a la razón, lo que se supone caracteriza a la derecha política (moderada) es el uso de la razón, el pragmatismo, asumir la realidad de las cosas y la realpolitik.

Eso hace que los partidos como liberal-conservadores como Vox rechacemos el “todo vale” que caracteriza a liberales-progres y a algunos libertarios con confianza desmedida en el “progreso” (otro ideal totalmente subjetivo y manipulado).

Entiende que hay algunos libertarios en internet un poco pasados de rosca que justifican hasta la venta de órganos, la abolición de las penas de prisión y la no escolarización de los menores… creo que tú como católico que dices ser estarás de acuerdo con Vox en que a ese tipo de personas se les ha ido un poco la ideología de las manos. Pienso, por todo lo anterior, que el comentario de Carla hay que entenderlo en su contexto.

Y resulta que, además, estos “cyberlibertarios” se dedican a ser bastantes duros con Vox en todas las redes. De ahí que, a veces, políticos como la buena de Carla Toscano (una de los 52 diputados españoles que defienden la libertad y la igualdad contra viento y marea), no puedan evitar entrar al trapo.

Es cierto que este tipo de acciones en twitter pueden quitarnos votos. Pero también es verdad que Vox se caracteriza por dar la cara siempre y defender siempre sus ideales (que a diferencia de otros partidos, son siempre los mismos).

No es justo que los libertarios acusen a Vox de anti liberal cuando es uno de los partidos más liberales del panorama europeo. Lo que desde luego no es es libertario o liberal-progre, claro que no.

Es más, en este mismo sentido y a tenor de las elecciones estadounidenses del pasado 3 de noviembre, no está de más decir que Donald Trump ha perdido recientemente algunos estados contra Biden por la mínima. Estados que podría haber conquistado de haber conseguido capitalizar el voto libertario.

En resumen, a Vox no le conviene meterse en ciertas peleas de twitter, es cierto. Pero Carla Toscano tiene derecho a considerar negativamente la prostitución y a dar su opinión sobre la ideología libertaria.

En mi siguiente post daré mi opinión sobre la prostitución. Explicaré por qué creo que la prostitución es legítima, por qué opino que los conservadores y muchas mujeres tienden a tener muchos prejuicios, a menudo poco fundados, respecto a la prostitución y por qué cualquier persona autodenominada liberal debería estar a favor de legalizar la prostitución.

Aclaración. Cuando digo «prostitución» me refiere única y exclusivamente a la que es ejercida libremente, no a la trata de blancas, fenómeno repugnante y anacrónico que condeno sin tapujos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *