Ley Trans, adiós a la presunción de inocencia: el demandado deberá exculparse si le acusan de denegar el alquiler por discriminación

La nueva Ley Trans, en otras muchas medidas, contempla una en concreto que considera que denegar el alquiler a personas LGTBI será considerado una infracción muy grave y sancionado con entre 10.001 y 150.000 euros.

Pero, ¿cómo se distingue si se deniega el alquiler por ser LGTBI o por cualquier otra razón?

Explícitamente, la ley indica que cuando se alegue discriminación, todos:

«La existencia de indicios fundados de discriminación (…) sobre su existencia, corresponderá a la parte demandada o a quien se impute la situación discriminatoria la aportación de una justificación objetiva y razonable, suficientemente probada, de las medidas adoptadas y de su proporcionalidad».

Esto significa que ultrajando la presunción de inocencia, será el demandado el que tenga que probar que no es culpable:

«Corresponderá al demandado la aportación de una justificación objetiva y razonable, suficientemente probada».

SANCIONES

Multas «leves», de 200 a 2.000 euros:

  • Insultar a una persona por su orientación sexual.
  • Causar daños (por ejemplo, pintadas) a bienes del colectivo LGTBI como placas o locales.

Multas «graves», de 2.001 a 10.000 euros:

  • No retirar expresiones vejatorias de páginas web o redes sociales.
  • Incorporar clausulas discriminatorias en los contratos laborales.
  • Promocionar prácticas laborales discriminatorias.
  • Negarse a realizar una labor de inspección.

Multas «muy graves» entre 10.001 y 150.000 euros:

  • No alquilar el piso a gente LGTBI por serlo.
  • Acoso.
  • Represalia.
  • Trato adverso a LGTBI.
  • Discriminación.
  • Discriminación que dificulte acceder a un puesto de trabajo.
  • Terapias de reconversión.
  • Difusión de éstas en libros educativos.
  • Veto de acceso a vivienda o establecimiento.
  • Negativa a dar asistencia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.