Laya ordenó la preparación de un salvoconducto para que el líder del Frente Polisario eludiese los controles

Arancha González Laya, la ministra de Exteriores, fue quien preparó el dispositivo para eludir los controles en caso de surgir problemas en el tránsito.

Con ese objetivo, Laya encargó a su gabinete que siguiese atentamente los pasos del líder del Frente Polisario, que preparasen un visado humanitario y que también dejaran listo un salvoconducto en caso de problemas con el viaje de Ghali desde Zaragoza hasta el Hospital San Pedro de Logroño.

La entrada en España fue cuidadosamente preparada:

  1. El 18 de abril, un avión privado medicalizado de Argelia con Ghali y su gente aterrizó en Zaragoza con ayuda de un pasaporte argelino y el permiso de Pedro Sánchez,
  2. El aterrizaje ocurrió en la base militar de Zaragoza, no un circuito ordinario de controles y aduanas.
  3. Traslado al Hospital San Pedro de Logroño con un nombre e identificación falsa.

En caso de que Marruecos descubriera, como ha ocurrido, la entrada de Ghali, el Departamento de Laya estaba completamente preparado para llevar a cabo dos trámites:

Emitir un visado humanitario y un salvoconducto del propio ministerio. Así la justificación estaba plasmada en un documento y se garantizaba el traslado

A Ghali se le aseguró que no tendría problemas con la Justicia española, ante la que tiene que responder por presuntos delitos de violación, asesinato, lesiones, detención ilegal, terrorismo, torturas, desapariciones y lesa humanidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *