Las tormentas provocan unas inundaciones históricas en el noroeste de Alemania

Estamos ante las peores inundaciones del siglo XXI en el país germano y noroeste de Europa. Se calculan ya 81 muertos en Alemania y 14 en Bélgica mientras que los desaparecidos y heridos se cuentan por cientos.

Renania del Norte Westfalia y Renania-Palatinado son los estados que se llevan la peor parte. Sin embargo, las lluvias torrenciales y desbordamientos de ríos afectan también a Países Bajos, Bélgica o Luxemburgo.

El lodo y las corrientes de agua han asolado pueblos enteros. En muchas de su calles podemos encontrar coches volcados o destrozados por el temporal, escaparates rotos, mobiliario urbano arrancado de su lugar original…

No son pocos los barrios que han quedado sin luz o sin teléfono, o simplemente incomunicadas. Ha habido desprendimiento de tierras, daños severos en multitud de viviendas e incluso irreparables en abundante patrimonio histórico.

Steiffen Seibert, portavoz de Merkel- que se encuentra de viaje en EEUU- ha expresado lo siguiente:

Es imposible describir con palabras lo que se está viviendo en las regiones afectadas. Decenas de personas han tenido que ponerse a salvo subiéndose a los tejados de sus casas y otras han muerto atrapadas en sus sótanos.

Consecuencias políticas.

Nos encontramos a escasos dos meses de las próximas elecciones generales en Alemania, por lo que pase lo que pase durante las inundaciones, la gestión va a tener una lectura electoral.

Que el país germano atraviese las peores inundaciones que se recuerdan desde los grandes desastres de los años 50 del siglo XX es una mala noticia para la CDU de Merkel en términos electorales. En tiempos de catástrofes materiales y humanas cualquier error político o de gestión se puede terminar pagando a un alto precio.

Durante las también terribles inundaciones de 2002, Gerhard Schröder canceló su agenda para ponerse las botas de agua y recorrer las zonas afectadas. Los politólogos consideran que el político se hizo con la victoria en los comicios de ese año gracias a la imagen que supo proyectar esos días.

De hecho, cuando Schröder visitó las regiones inundadas por el desbordamiento del río Elba, las encuestas favorecían a su rival, Edmund Stoiber. En una semana sin apenas actividad electoral, los sondeos cambiaron bastante. El líder socialista no hizo más que estar con la gente y prometer ayuda urgente.

El cabeza de lista de la Unión Cristianodemócrata, Armin Laschet, está visitando en estos momentos las zonas más afectadas. Aunque no lo hace tanto como candidato federal como por su cargo de ministro presidente de Renania del Norte Westfalia.

Laschet viajó sin prensa, puede que para no querer forzar una imagen de aprovechamiento político que también puede tornarse en su contra (sobre todo si la gestión luego no es buena).

El Partido Verde, por su parte, está utilizando la tragedia medioambiental y el drama humano generado para ejemplificar un supuesto cambio calentamiento global que estaría provocando este tipo de desastres. Lo cierto es que las inundaciones no son un fenómeno nada nuevo en el noroeste europeo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *