Icono del sitio Nuestra España

Las mil caras de Vox La Rioja

Como preámbulo, me he tomado la licencia de elegir este título y su portada en honor a la famosa película española dirigida por Alberto Rodríguez, estrenada en el año 2016, «El hombre de las mil caras», en referencia a las mil caras que han pasado por Vox La Rioja en estos últimos años.

Bien es sabido que crear un partido político desde cero no es tarea sencilla en ningún aspecto. Más aún si la comunidad autónoma donde nace ese partido es pequeña, conservadora y con un arraigado bipartidismo (PP y PSOE) como es el caso de La Rioja. Un caldo de cultivo que parece haber conjurado contra Vox en esta comunidad, ya que desde sus inicios allá por 2018, tras las elecciones andaluzas, el partido no ha tenido proyecto político, ni acogida, ni ningún líder duradero.

Los partidos se componen de muchas personas con perfiles diferentes, equipos de trabajo y una dirección jerarquizada que organiza y estructura el partido de manera vertical. O así es como al menos funcionan los que hasta ahora conocemos. En Vox La Rioja, esto parece no haberse entendido, comprendido o simplemente no haberse intentado seriamente.

Desde 2018, el partido de Santiago Abascal ha tenido en la comunidad riojana cuatro gestoras y dos comités ejecutivos provinciales diferentes

Todos ellos con diferentes caras en cada disolución y renovación. Los presidentes que hemos podido conocer públicamente desde 2018 y que han ido variando como títeres a voluntad de la Organización del partido son; Daniel Soriano (con dos gestoras en menos de un año), Maite Arnedo (con otras dos gestoras más), Carmelo Borondo (como gestor provincial temporal) y Muskilda Espinosa, como presidenta actual del Comité Ejecutivo Provincial.

Los nombres de todos los participantes de esas gestoras y comités, no cabrían en este artículo. Al igual que toda la gente que ha formado parte de la estructura del partido, desde coordinadores a vicesecretarios. Multitud de caras que desaparecieron a medida que Organización hacía y deshacía a placer.

A través de las redes sociales hemos sido testigos del malestar que se respira actualmente en el partido y la variedad de familias en las que se ha dividido el partido, tanto en pueblos como en la propia capital. Desafiliaciones, simpatizantes enfadados, electores decepcionados y cargos enfrentados entre sí, la situación para Vox La Rioja parece que lejos de mejorar, continúa igual.

Como ha ocurrido en otras comunidades, el trasvase de votos y militantes a las filas del Partido Popular se ha producido de manera fugaz, dejando al partido de Abascal prácticamente sin margen de maniobra para las próximas Elecciones Autonómicas de mayo de 2023. Como ya sucedió con Ciudadanos, que se ha quedado sin espacio político y posiblemente ni se presenten a las siguientes elecciones en La Rioja.

Pese a todo esto, cabe destacar el esfuerzo de muchas personas para sacar adelante tres elecciones en 2019, con sus respectivos actos y mítines. Gracias al trabajo y dedicación de muchos simpatizantes ilusionados, Vox pudo afrontar tres elecciones dignamente y aumentar sus resultados hasta ser la tercera fuerza, pese a no cosechar apenas cargos públicos, salvo Maite Arnedo como concejal del Ayuntamiento de Calahorra.

De la gran mayoría de la gente que participó en esas campañas, no se sabe nada. La fuga de personal ha sido abrumadora en tiempo récord. Algo que desde Organización deberían revertir con premura. Las voces más entendidas y críticas de Vox, señalan a una persona como principal culpable de esta dramática situación tanto en La Rioja, como en otras comunidades; Tomás Fernández, el Vicesecretario Nacional de Organización, responsable de coordinar la organización territorial e institucional del partido, con las áreas interparlamentaria e intermunicipal.

Lo que está claro es que algo ocurre con Vox en nuestra comunidad, y sea lo que sea, provenga de donde provenga, no le está haciendo ningún bien. Según los últimos sondeos, el partido de Abascal sacaría un parlamentario muy ajustadamente, lo que hace pensar que con la dinámica actual, más el problema añadido con Macarena Olona a nivel nacional y con un Partido Popular en La Rioja reconstruido y fuerte, no alcanzarán ese posible parlamentario.

Una situación dramática para un partido que contó con mucha gente, con mucha ilusión y con muchas posibilidades de ser una alternativa junto al Partido Popular en La Rioja.

Salir de la versión móvil