Las elecciones regionales francesas dejan patente un auge de Le Pen y Los Republicanos y un desgaste de Macron

Las elecciones regionales francesas son de importancia menor en el que es el país más centralista y presidencialista de Europa. Sin embargo, sirven de termómetro electoral y miden la fuerza que tienen los distintos partidos en cada territorio.

Esta es solo la primera vuelta de dichos comicios. Los dos o tres principales partidos de cada región irán a una segunda vuelta de la que saldrá el ganador definitivo de cada región.

Las primeras encuestas a pie de urna y sondeos pre escrutinio arrojan un auge generalizado del partido que lidera Marine Le Pen, Reagrupación Nacional, que, sin embargo, no cumple con sus mejores expectativas.

Frente a un LREM que sufre cierto desgaste, los viejos partidos, LR y el PS resisten en estas elecciones.

En unas elecciones en las que la participación ha sido especialmente baja, asuntos como la creciente inseguridad ciudadana, los problemas económicos o el avance del islamismo han ganado fuerza en el debate político.

Aunque la desmovilización de los jóvenes ha sido elevada, RN ha conseguido resisitir el avance de LR.
Francia da un nuevo giro derechista y nacionalista.

El giro a la derecha de Macrón en muchas políticas no ha conseguido acabar con la buena salud de RN, que se refuerza y consolida bastante a pesar de que Los Republicanos (el PP de Francia)- con quien comparten parte del electorado- consiguen unos buenos resultados en muchos lugares gracias a haber basculado también a la derecha en ciertos asuntos.

Estas elecciones y las eventuales encuestas que se hacen para las presidenciales, reflejan que Marine Le Pen ya no despierta tantos miedos como antaño. La hija de Jean Marie se ha convertido, a ojos de la opinión pública francesa, en la principal líder opositora a Macrón.

En la mayoría de regiones de Francia, RN se encuentra entre los tres principales partidos.

En la Provenza hay, en estos momentos, una victoria muy ajustada de los Republicanos respecto a RN. Ambos partidos cuentan con más de un 30% de los votos frente al tercer partido, los ecologistas, que están muy por debajo del 20%. En la segunda vuelta, Le Pen tendrá muchas opciones de hacerse con la región.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *