Icono del sitio Nuestra España

Las asociaciones vecinales de Logroño piden que se mantengan los Cines Moderno

Piden a las instituciones que mantengan la actividad cultural de tan icónico edificio de la capital riojana.

La Federación de Asociaciones Vecinales de Logroño ha reclamado al Ayuntamiento de Logroño y al Gobierno de La Rioja que hagan el mayor esfuerzo posible para que los Cines Moderno «sigan siendo un espacio cultural vivo de Logroño». 

El año pasado, dichos multicines debieron cerrar indefinidamente debido a la crisis asociada a la pandemia.

En una nota explican que «la pandemia SARS-CoV-2 ha supuesto un alto coste a todos los niveles para empresarios y ciudadanos, vecinos todos de Logroño que, con gran esfuerzo, vamos logrando superar aunque hayamos sufrido momentos muy difíciles y un alto y doloroso coste familiar». 

Recalcan también:

Muchos ciudadanos han visto gravemente afectados sus medios de vida y los servicios a los que tenemos derecho que se han visto claramente afectados… y un caso claro es el de los cines Moderno, espacio que lleva 108 años —antes como Teatro Moderno— cubriendo uno de los servicios dotacionales culturales del casco antiguo, ofreciendo a los logroñeses artes escénicas: ‘varietés’, revistas, teatro…; mítines políticos, conferencias, asambleas, festivales benéficos, conciertos…; y en los últimos años, cine. 

Su polémico derribo a finales del siglo pasado provocó en su momento un acalorado debate sobre el presente y el futuro de su patrimonio histórico-artístico y sentimental. Sobre los solares del teatro y Muebles Dulce se levantaron entonces los multicines Moderno que han funcionado desde junio de 2002 hasta la actualidad.

La mencionada federación ha tenido noticia de la creación de la plataforma ciudadana ‘El otro lado de los Moderno’ y ha querido unir fuerzas con ellos. Consideran que 

La cultura es uno de los pilares fundamentales de nuestro sistema democrático, es el mejor vehículo que el hombre conoce para la cohesión social de la sociedad civil…».

Las vecinas y vecinos de Logroño no podemos ponernos de perfil ante la pérdida de uso de un espacio patrimonial de más de un siglo de existencia y nos gustaría que no se perdiese su uso por el bien de la ciudad. Estamos seguros de que su pérdida supondrá un nuevo varapalo al comercio de cercanía y a los servicios culturales que el casco antiguo puede ofrecer a sus propios vecinos y a quienes visitan nuestra ciudad. 

Salir de la versión móvil