Laredo no es Lardero, y Elisa Beni no es un «ser humano normal»

Pedro Sánchez y Elisa Beni, son el síntoma claro de lo que hoy es este páramo llamado España o no se cansan de hacer el ridículo, y cuando mínimamente se salen del guión demuestran entonces sus verdaderas carencias de formación, preparación y humanidad.

Sánchez, en Roma, aprovechaba una de sus diatribas para lanzar un mensaje de apoyo a los padres del niño asesinado por un asesino reincidente en Lardero, La Rioja, y que salió de la cárcel gracias al nulo sentimiento de justicia real que persiste en nuestras leyes y quien las hace.

El presidente solemnemente ignorante, intentaba consolar a los familiares del niño, habiendo presentado un recurso de inconstitucionalidad contra la Ley de Prisión Permanente Revisable.

Es lo que pasa cuando el nivel de inteligencia es inexistente, sumado a su zafia confusión entre la localidad riojana de Lardero con la cántabra de Laredo

«Mi más sentido pésame a la familia, a los amigos y a todos los vecinos y vecinas de Laredo», decía Sánchez sin pestañear, pero, perfectamente maquillado.

Por su parte la susodicha Beni, de manera frívola como es ella y con una maldad inusitada en humanos, que no sean comunistas, se desliza con las perlas a las que nos tiene acostumbrados.

Para la tertuliana de La Sexta Noche es misión imposible dejar a un lado su habitual costumbre de oponerse a todo lo que dicen quienes están en sus antípodas ideológicas.

Y como muchos de los periodistas y analistas invitados en la noche del 30 de octubre de 2021 al programa de la Sexta mostraron su asco y repulsa al asesino, calificándole de «monstruo y ser depredador», a Beni se le ocurrió una genialidad.

La ‘perla cultivada’ fue decir que no estaba de acuerdo con esas apreciaciones, que ese criminal era un «ser humano». El texto completo al ser vomitivo no lo voy a reproducir.

Sánchez y los políticos, la Beni y los opinadores influyentes, jueces/as /os /us  y el asesino, no son más que perros rabiosos todos ellos, estómagos agradecidos del buen comer y del mejor beber. No son más que el síntoma de la metástasis social que infecta a una España desorientada en su norte, sus políticos y representantes es el resultado de nuestro fracaso como pueblo.

Hoy ha sido un asesino reincidente, mañana será otra cosa, pero lo que está claro es que siempre sufren los mismos, el pueblo

O despertamos como sociedad y exigimos con todo lo que esté en nuestra mano, legal, ilegal o alegal que la justicia sea justa o un episodio como este volverá a abrir otro telediario, otra alma inocente subirá al cielo y otros padres inocentes rugirán de dolor inexplicable, incomprensible e injustificable.

¡España levántate ya!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.