La vaca que ríe

Cuando vi que era de ETA (Patria) se me iluminaron los ojos, se me dibujó una tímida sonrisa y dije ‘qué guay, ¿no?’. ¡Qué buenos recuerdos! Me acuerdo cuando me desalojaban porque había aviso de bomba y me tenía que esconder en un bar porque estaban tirando cócteles molotov, ay, ETA”. Y aquí iba un chiste sobre ETA volviendo a las armas, pero me lo han quitado porque ahora parece que una no puede hacer un chascarrillo sin que la metan en la cárcel (guiño a Pablo Hasél. Luego, asquerosos aplausos del público).

Esta bazofia vomitada fue parte de la actuación –monólogo- de la youtuber Esta Cagada (Esty Quesada) en la gala de los Premios Feroz del cine español, que ni es cine ni es español, solo adoctrinamiento rojo.

¿Todo vale para intentar hacer humor? ¿No hay límites? Puede que a las personas que han sufrido en sus carnes la lacra del terrorismo les ofenda banalizar el dolor causado por los asesinos reconvertidos en hombres de paz. El resto de españoles de bien tenemos ese mismo sentimiento, menos la izquierda, siempre más preocupada por los asesinos que por las víctimas.

Tranquilo, es lógico que a ti -lector- tampoco te guste porque no tiene gracia, pues la defecada aspirante a bufona adolece de mérito para subirse a un escenario, salvo para los comunistas disfrazados de actores y sus aquelarres nauseabundos (galas del cine) donde se homenajean a base de insultar a la derecha o las víctimas de la ETA. Basura izquiedosa sine die.

Os cuento, ayer me puse en contacto por Whatsapp con mi amigo Raúl, responsable del periódico online Nuestra Rioja (nuestrarioja.com), medio con el que colaboro de forma voluntaria y gratuita. Sí, gratis, no gano nada salvo “echar un capote” a buenas personas que defienden lo mismo que yo: nuestra nación, nuestras raíces, costumbres e historia: España. Hay otros desarrapados vicemoños y adláteres condenados Echeniques que les gusta animar a quemar las ciudades y disfrutan viendo el dantesco espectáculo de sus piojosos cachorros en plena bacanal de terrorismo callejero, en fin, “cuestión de gustos y aficiones”.

Nosotros, a Dios gracias, somos gente de bien y estamos en las antípodas de estos parásitos comunistas.
Sigo. Mi intención era saber cómo nos había ido con el artículo “La poesía de Pablo Hasél”, y si había tenido buena acogida por tu parte, querido lector.

Él, tipo cordial y simpático, de inmediato me dijo que sí y me mandó la gráfica con los datos de amables amigos que tuvieron a bien leer el citado artículo.

Podría haber quedado ahí la cosa, pero no, porque también decidió amargarme la tarde mandándome un video de algo monstruoso y difícilmente descriptible, además de invitarme a dedicarle unas letras. En el vídeo se veía a ese “algo” esputando las imbecilidades y barrabasadas arriba expuestas. ¿Quién o qué es la “esputadora”? Ardua tarea será responder a esa cuestión, amigo.

Antes de nada, ¿hay entre los presentes (lectores) algún antropólogo, herpetólogo, veterinario, virólogo, biólogo o expertos en especies no humanas que aún estén por descubrir? ¿Algún heredero natural de Ángel Cristo o de don Félix Rodríguez de la Fuente y su extensa obra en pro de la fauna animal? Más fácil incluso, ¿alguien tiene el teléfono de Frank Cuesta (Frank de la jungla)? Creo que su acreditada experiencia con toda clase de bichos–ratas-reptiles-insectos nos será de mucha utilidad.

La cuestión no es baladí, porque en el escenario del teatro donde se celebraba la gala había un ejemplar que desconozco a qué especie humana, animal o vegetal pertenece, así como su raza, sexo, género o cualquier información que nos ayude a discernir qué ser era lo que portaba tan ridículo atuendo, o por qué iba ataviado como si hubiese sido vestido por Adriana Lastra, la famosa prevaricadora del buen gusto y autora de graves delitos de lesa estética. (Lea “Licenciada en ser política del PSOE”).

Se pudo ver a un ente intelectualmente amorfo, molesto e irritante, que cada coz verbal que soltaba dejaba claro que lo suyo es un problema que suele acabar en la consulta de un psiquiatra. Pero, si feo era lo que decía más feo era qué o quién lo decía, pues podría ser calificada como un montón de estiércol o cuerpo escombro, también llamada vaca-burra, rebosante de arrobas de grasa y abalorios, que emitía un gruñido semejante a la vetusta forma de comunicación de los seres que habitaban la tierra en el Pleistoceno inferior, el homo habilis, aunque en su caso sea el “homo donuts o bocadillis de tortillis”.

Al verla, pensé que sería el resultado de haberse comido la hija mayor de ZP a su hermana pequeña. Algo parecido a una figura gótica-inflada-malhablada pintada por Botero después de una noche de fiesta y con una antológica resaca, que repentinamente cobra vida para quitárnosla a nosotros. Creo que esta ópera bufa de ser no binario o si terciario (algún día nos enteraremos qué es) representa la decadencia más decadente, dónde cualquiera que adolezca de dignidad y pudor puede erigirse en artista, porque ahí estará siempre la basura izquierdil para ungirla en el prosaico mundo del lodazal dónde suelen reptar los adeptos de la hermandad de la siniestra política de España, que no española.

Al ver el deplorable y grasiento despropósito de espectáculo excretado por “Esta Cagada” me pregunté a mí mismo, ¿qué degeneración sufre esta izquierda de la hoz y el martini para que estos cuadrúpedos mentales sean sus referentes? ¿Queda algo de dignidad entre sus comunistas actoruchos? ¿Todo vale por la subvención?

Tristemente, la realidad se impuso y despejó mis dudas. Nada, no les queda nada. Hay que ser muy miserable para aplaudir como focas a este engendro de género difuso.

Para terminar, solo decirte que he intentado poner un toque de humor para provocarte las risas que esta “zumbada” nunca conseguirá, porque si digo lo que realmente se merece, podríamos acabar siendo pasto de la inquisición.

A ella y a las focas que indecentemente le aplaudieron su bochornoso numerito, le deseo la libertad y los derechos que la ETA defendió.

5 comentarios en «La vaca que ríe»

  • el marzo 6, 2021 a las 6:47 pm
    Enlace permanente

    El cariz y ritmo que toma la deriva degradante de la incultura oficial es no sólo desagradable sino peligrosa, sobre todo por el mal ejemplo que da a las nuevas generaciones. Precisamente, las que deben o deberían transmitir lo mejor de nuestro acervo cultural y embellecerlo.

    Respuesta
  • el marzo 6, 2021 a las 9:39 pm
    Enlace permanente

    La único positivo que saco de esta «actuación» tan nauseabunda y asquerosamente subvencionado como lo está el cine «español», es que refuerzan mis convicciones sobre la imbecilidad de una parte de la sociedad, unos «vomitan» y otros son los aplaudidores que se rompen las manos por cualquier imbecilidad de cualquier put…ignorante. Digo lo de español y me duele adjetivar por lo que lo dejaré como cine a secas (luego se extrañan que no vaya ni Dios a una sala de cine a ver una película que se rueda en España, que no cine español, pues estos son anti-españoles). Pero ya el summum de las gilipolleces es que en una gala subvencionada con nuestros impuestos, aparezca semejante esperpento, analfabeta, antipática, anti-visual y anti-todo dándonos lecciones de algo, aunque ni ella/o/e sabia ni lo que estaba balbuceando por su boca o estercolero dialéctico.
    Gracias Miguel por hacernos pasar otro ratito, aunque sea a costa de una vaca-burra

    Respuesta
    • el marzo 7, 2021 a las 8:22 am
      Enlace permanente

      Muchas gracias por leerlo y escribir este comentario, Fran. Como cuento en el artículo no todo vale, más allá de que sea legal o no, hacer chistes sobre una banda de asesinos y que sean aplaudidos no es de recibo, es una inmoralidad además de una infamia. Imaginemos que hacemos chistes sobre otras razas, sexos, etc., o mejor aún, sobre la guerra civil de la que están todo el día hablando pero desde la óptica de enaltecer la figura del Generalísimo,. ¿Qué pasaría? A ver que yo me entere, si le digo guapa a una mujer guapa debo ser fusilado pero si hago bromas, canciones, deseo la muerte y animo a matar a otros por pensar distinto a mí es libertad de expresión. A ver, vamos a poner las cosas en su sitio. Ello supone retirar subvenciones y echar a la basura roja-morada de las instituciones.

      Gracias a ti lector que eres el gran protagonista, porque sin ti nada sería igual, ni tan siquiera sería.

      Respuesta
  • el marzo 6, 2021 a las 10:42 pm
    Enlace permanente

    Muchas gracias, Aitor. Estoy de acuerdo con su aportación. Es francamente preocupante todo lo que estamos sufriendo. La izquierda se ha echado al monte y esto cada día tiene peor pinta. La alianza con chavistas, golpistas y bilduetarra es vender su alma al diablo.

    Deseo darle las gracias por leer artículo y hacer este comentario.
    Un abrazo.

    Respuesta
  • el marzo 7, 2021 a las 2:21 pm
    Enlace permanente

    Muchas gracias por leerlo y escribir este comentario, Fran. Como cuento en el artículo no todo vale, más allá de que sea legal o no, hacer chistes sobre una banda de asesinos y que sean aplaudidos no es de recibo, es una inmoralidad además de una infamia. Imaginemos que hacemos chistes sobre otras razas, sexos, etc., o mejor aún, sobre la guerra civil de la que están todo el día hablando pero desde la óptica de enaltecer la figura del Generalísimo,. ¿Qué pasaría? A ver que yo me entere, si le digo guapa a una mujer guapa debo ser fusilado pero si hago bromas, canciones, deseo la muerte y animo a matar a otros por pensar distinto a mí es libertad de expresión. A ver, vamos a poner las cosas en su sitio. Ello supone retirar subvenciones y echar a la basura roja-morada de las instituciones.

    Gracias a ti lector que eres el gran protagonista, porque sin ti nada sería igual, ni tan siquiera sería.

    Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *