La subida brusca del SMI provocó una pérdida de entre 100.000 y 170.000 empleos

Los números han sido calculados por el Banco de España y dejan poco lugar a dudas. La subida brusca el 22% del SMI en 2019 tuvo nos efectos negativos en el empleo, la economía sumergida y la creación de empresas.

Por otra parte, una parte de los trabajadores con contrato sí vio un aumento sustancial en su salario.

Sin embargo, es difícil establecer hasta qué punto eso supuso un aumento en el poder adquisitivo de la generalidad de los trabajadores. Que los salarios mínimos suban simultáneamente en todo el país puede traer consigo un aumento de los precios y una pérdida relativa del poder adquisitivo de quienes antes cobraban más.

Además, dicho aumento del SMI ha venido acompañado de un aumento generalizado de casi todos los impuestos, especialmente de los que más afectan a las clases medias y bajas.

Daños en la creación de empleo.

“El incremento del 22% del SMI habría supuesto entre 0,6 y 1,1 puntos porcentuales de menor empleo”, escriben los autores del estudio.

El número de empleos iguales o inferiores al nuevo SMI se redujo en unos 200.000 puestos de trabajo tras la subida del Gobierno. Esta cifra no se recuperó a lo largo del año, ni siquiera con pesar de la recuperación económica.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *