La subestación eléctrica junto a la futura estación de buses de Logroño seguirá estando allí (pero soterrada)

Tras varios giros de guión y amagos del gobierno vigente de sacar la subestación de la ciudad, esta finalmente permanecerá en el mismo sitio

Es un hecho, la subestación eléctrica de Cascajos afea la nueva y cuidada zona urbana en la que se encuentra.

La decisión de hacer algo con ella es inamovible, pero, finalmente, el Ayuntamiento de Logroño ha decidido dejarla en el mismo sitio. Ahora bien, ahora soterrada, compactada y cubierta por un pequeño edificio para que su impacto visual sea mucho menor.

En la presentación del anteproyecto, el concejal de Desarrollo Urbano Sostenible, Jaime Caballero ha indicado que «se reducirá el impacto ambiental al reducir los ruidos, mejorará de la calidad del suministro, disminuirá las afectaciones a otros servicios y reducirá al 50 por ciento la superficie que ocupa actualmente la infraestructura«.

Caballero ha criticado la gestión del anterior gobierno al respecto, seguidamente ha alegado motivos ecologistas y de ahorro de energía para justificar que, finalmente, la subestación no sea sacada fuera del entorno urbano sino compactada y semi enterrada bajo el suelo de la ciudad.

El debate no era llevarla fuera de la ciudad, eran falsas promesas para contentar a todo el mundo.

Este nuevo diseño es el mejor posible para optimizar el suministro eléctrico de los sectores centro y sur de Logroño, pues apenas tiene pérdidas.

Si se trasladase al extrarradio se perderían 284 megavatios al año.

Jaime Caballero, Concejal de Desarrollo Urbano Sostenible.

De salir adelante el protecto, la Calle Miguel Delibes podría pasar a tener hasta cuatro carriles frente a los dos actuales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *