La ridícula condena al violador salvaje de Igualada en su anterior intento de agresión sexual a su hermana de 7 años: dos cursillos

El brutal violador boliviano de 20 años de la niña de Igualada ya había agredido a otra menor de edad antes

El sujeto atacó cuando tenía 14 años a su hermanastra de 7; acababa de llegar a España para reunirse con su madre que en esos momentos vivía en Gerona. Fue ella quien denunció los abusos y lo echó de casa.

El presunto violador fue condenado por un juzgado de Menores de Gerona a un año de internamiento en régimen semiabierto y 12 meses más de libertad vigilada. Parece que el violador fue condenado por un delito de «agresión sexual en grado de tentativa», según indican fuentes a Caso Abierto fue un «único hecho» que fue denunciado «cinco años después de que hubiera sucedido».

Además de la exigua condena, también se añadía una orden de alejamiento.

No obstante, apenas cinco meses después, en julio del año 2020, el mismo juzgado suspendió su condena con la condición de que hiciera una terapia de educación sexual y otra de deshabituación de tóxicos (especialmente alcohol).

El Tribunal Superior de Justicia de Cataluña definió los cursillos como «tratamiento psiquiátrico» y «tratamiento de desintoxicación». Asimismo indicaron que «en el expediente de ejecución» no se recoge «ninguna incidencia ocurrida desde su cumplimiento».

Cabe recalcar que desde julio de 2020 hasta julio de este año estaba también en libertad vigilada un «señalamiento de control específico» que seguía vigente cuando atacó brutalmente a la menor de Igualada.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *