La realidad del trágico 11M | Parte IV

Yo aquí me limito a hacer publico este manifiesto, cada cual saque las conclusiones que quiera.

«Manifiesto de Gran Vía»

Periodistas de la SER

1º. El jueves, 11-M, cuando el número oficial de muertos por el atentado aún no llegaba a los 45, el director de informativos de la SER, Daniel Anido, instó a dos redactores a que «privilegiaran» la tesis de que la autoría del atentado era «confusa».

Cuando uno de ellos le replicó que parecía evidente que era ETA, porque el propio lendakari había salido a las nueve y media ante los medios a cargarle los muertos a la banda, Anido responde en los siguientes términos: «Si es ETA, el PP arrasa. Si es Al Qaeda, podemos ganar las elecciones. De modo que la autoría, desde ahora, es confusa.»

2º. Todas las «exclusivas» que ha difundido la SER han llegado «desde arriba» y con instrucciones precisas en cada momento de cómo y cuántas veces repetirlas, o, en palabras de Carlos Llamas, «machacar con el tema hasta que machaquemos al PP». La redacción de la cadena SER no ha tenido parte alguna en la consecución de las famosas «exclusivas».
El brillante equipo de investigación era sólo uno, Antonio García Ferreras, permanentemente comunicado telefónicamente con dos personas: el ex secretario de Estado de Seguridad, Rafael Vera, y el dirigente del PSOE Alfredo Pérez Rubalcaba. Según se comentaba en la redacción, Vera pasaba información, Rubalcaba la transformaba en munición contra el gobierno y Ferreras pasaba recado a Daniel Anido.

3º. La historia del «terrorista suicida» nunca tuvo el menor fundamento. Muchos redactores de la SER conocíamos su procedencia y su intención: decantar definitivamente la balanza de la autoría hacia Al Qaeda y sembrar la duda sobre toda la información oficial que procedía del gobierno.

Un periodista de la SER se quejó a Daniel Anido de que se divulgara una información cuya fuente nadie conocía (salvo Antonio García Ferreras) y que carecía del mínimo contraste. La respuesta de Anido fue: «Hay que apretar porque se nos acaba el tiempo (en referencia a las elecciones del domingo), así que los deontólogos y los acojonados ya os podéis ir a casa.» Cuando el periodista sugirió hacer alguna llamada a sus propias fuentes para contrastar la noticia, Anido le mandó, textualmente, a «tomar por culo».

4º. Una vez que la SER empezó a difundir la «noticia» del terrorista suicida, el Instituto Anatómico Forense llamó a la redacción para pedir, primero, y exigir, después, que dejáramos de decir falsedades. Se le garantizó a la persona que llamaba que la información era correcta, a lo que ésta replicó que era un «completo embuste» y pidió que le dieran el nombre de un solo forense que acreditara la información.

La respuesta de la dirección de Informativos de la SER fue preguntarle a qué venía tanto empeño en defender al gobierno, para colgarle el teléfono a renglón seguido.

5º. El malestar del equipo de investigación de la redacción de la SER aumentó aún más cuando se decidió «informar» el sábado de que el CNI había sostenido desde el principio la autoría de Al Qaeda.
Por dos fuentes distintas, un redactor de la SER había confirmado que el CNI, como la policía, se había movido durante la mañana del jueves en la convicción de que era ETA, y sólo al aparecer la cinta con los versos del Corán empezó a corregirse el tiro.

Aún el viernes por la mañana, las impresiones de las fuentes de la SER en el CNI apuntaban prioritariamente a ETA.

Pese a saber todo esto, el director de Informativos, Daniel Anido, ordena que se vaya «a saco con lo del CNI», porque sólo queda un día y hay que «joder del todo a Rajoy», afirmación que hace imprudentemente en presencia de un técnico de sonido que se atreve a murmurar «viva el periodismo independiente», a lo que Anido responde que, en este caso, «el fin sí justifica los medios».

6º. Cuando empezamos a difundir la «noticia» de que el CNI sabía desde el principio que era Al Qaeda, el propio director del Centro, Jorge Dezcallar, se pone en contacto con Antonio García Ferreras para pedirle explicaciones. La conversación fue, al parecer, bastante tensa.

Dezcallar exige una rectificación y Ferreras le advierte de que «no intente montar un numerito contra la SER» porque entonces «te vamos a machacar en antena». Dezcallar opta por hacer un desmentido a la SER en declaraciones a la Agencia Efe, pese a lo cual la SER sigue sosteniendo a sabiendas la falsa información sobre el CNI y sus iniciales sospechas.

7º. Ya en la mañana del sábado, Daniel Anido comenta que, por la tarde, «le van a pitar los oídos al cabrón de Aznar». Añade que «se va a montar una buena en Génova». A media tarde, cuando comienza la concentración ante la sede del PP, Anido da la consigna de que se hable siempre de «concentraciones espontáneas» y que se vaya reforzando la cobertura del acto a medida que avance la tarde, para justificar que se levante Carrusel Deportivo y se emita un especial informativo que, en realidad, empezó a prepararse por la mañana, cuando se fue avisando a los tertulianos más beligerantes de Hora 25 para que estuvieran en Gran Vía 32 a las nueve y media.

«Toda la artillería», en palabras de Anido y Ferreras. «Hay que sacar a la calle a media España para ponerle la soga a la estatua de Aznar y derribarla» (en referencia a la imagen del derribo de la estatua de Sadam Husein en Bagdad). Mientras Anido veía las imágenes de CNN+ desde Génova, con los antidisturbios desplegados, llegó a decir: «Si tenemos la suerte de que éstos intenten disolver la manifestación cargando, ¡ganamos la guerra!» El resto, es bien conocido.

Posdata. La credibilidad de quienes trabajamos en la SER ya sufrió bastante cuando «nombramos» sucesor a Angel Acebes. Pero ahora la han terminado de rematar. No existen las fuentes. Sólo existe la intoxicación desde arriba. Funcionamos a base de consigna diaria y «el que se mueva, no sale en la foto».

Algunos redactores estamos hartos de nuestros «Urdacis» particulares, dos talibanes obsesionados por derribar gobiernos que se llaman Ferreras y Anido. No nos gusta que nos utilicen para sus guerras políticas, ni que ataquen a otros medios de comunicación y a otras cadenas de radio a las que los redactores de base debemos muchos favores. Pero, claro, ni la prensa ni la televisión hablarán nunca de lo que está pasando aquí. Ni Almodóvar, claro. Como dijo el técnico, «viva el periodismo independiente».

PD. Nunca jamás este documento fue negado, ni nadie interpuso querella, nadie negó la existencia del mismo.

El mejor homenaje que se les puede hacer a las víctimas, es recordarlas, es tener la sensibilidad, es honrarlas, preservar su memoria para la eternidad, es respetarlas, es conservar toda la memoria, la dignidad y la justicia que sus almas merecen.

Justicia que en este caso no ha existido para que de una vez descansen en paz. Yo estoy seguro que no han desaparecido todas las pruebas, a pesar que, así nos lo hicieron creer, pero todo asesino a sueldo, por órdenes o convicción de sus crímenes, guarda su salvación por si un día alguien decide hacer caer a los peones, a los verdaderos autores materiales, pues los intelectuales ostentan el poder de creerse inmunes, invencibles e inalcanzables, hasta que alguien, algún día, decide que ya es hora de saber toda la verdad y nada más que la verdad por la gracia de Dios.

Mi más sentido pésame a todos aquellos que sufrieron en sus heridas, en sus corazones y en sus vidas la ignominia y la terrible desdicha de perder a un ser querido, o amigo.

Les dedico este poema que por aquellos días escribí de mi puño y letra solo pensando en reconfortar las almas y los corazones de todos aquellos que sufrieron aquel 11M.
D.E.P.

Eran trabajadores, personas de toda clase y condición, seres humanos de aquí y de allá, esa mañana se les acabaron las ilusiones, los planes de vida, los amores, los anhelos, las esperanzas, las risas y los llantos, los abrazos y los besos. Se les acabó la vida sin saber por qué, aun quieren saberlo, allá donde estén.

SILENCIOS ROTOS

Ni una muerte más,

ni un corazón apagado,

ni unas flores marchitadas,

ni un aliento contenido.

Solo gritos de silencio,
lágrimas en el vacío que perturban el reposo
de las almas solitarias de aquella mañana fría,
de aquella mañana perdida,
de aquel dolor incontenible,
de gritos apagados por el terror maldito.

Ni una muerte más,
ni un corazón herido,
ningún oscuro recuerdo,
ni ojos con lágrimas contenidos.
Espíritus viajeros en trenes solitarios,
que vuelan hacia el olvido,
hacia el reposo infinito,
hacia la felicidad del alma,
desde el más humilde al más rico.

Cayó la hora de la venganza,
en las oscuras almas,
en los rincones baldíos,
de aquella mañana fría,
de aquel dolor tan sufrido
de aquellos silencios rotos
que enmudecieron contigo.

3 comentarios en «La realidad del trágico 11M | Parte IV»

  • el marzo 21, 2021 a las 9:17 am
    Enlace permanente

    Buenos días, Fran.

    Quería darle las gracias y felicitarlo por haber escrito este artículo. Emotivo y duro, por momentos cruel pero real. La realidad nos dice que ese mismo día empezó todo lo que hoy estamos sufriendo. Ese mismo día se sentaron las bases para que este socialismo enfermo continue en la senda de querer destruir nuestro gran país.

    Respuesta
  • el marzo 21, 2021 a las 1:09 pm
    Enlace permanente

    Gran artículo, gracias. El filósofo español Daniel López tiene un artículo extensisimo en la página el catoblepas analizando uno por uno los puntos que no encajan en la historia oficial. También Luis del Pino lo explica muy bien. Algún día sabremos la verdad por la dignidad de las víctimas y sus familias. Saludos

    Respuesta
  • el marzo 21, 2021 a las 8:06 pm
    Enlace permanente

    Así es. He leído mucho a D. Luis del Pino, no tanto a D. Daniel López, aunque ambos van en la misma direccion: intentar desmontar todas las mentiras y falsedades sobre este criminal atentado, donde se destruyeron todas las pruebas suplantándolas con pruebas falsas, pero aún así, los jueces tragaron, los fiscales se doblegaron, las «cloacas» actuaron y el 11M enterraron.
    Les agradezco sus palabras, aunque siga habiendo lectores que quieran saber, habrá que seguir denunciándolo.
    Muchas gracias

    Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *