La realidad del trágico 11M | Parte II

¿Acaso alguien estaba eliminando esas pruebas porque de no haber sido destruidas saldría la verdadera autoría del mismo? ¿Quién estaba interesado en eliminar todo vestigio de los atentados? Si tanto temían a la teoría de la conspiración, ¿por qué destruyeron todas las pruebas? ¿Si tan seguros estaban de que fue Al Qaeda, por qué eliminar las pruebas que implicarían a todos los detenidos en los atentados?

LAS PRUEBAS FALSAS

La misteriosa “mochila de Vallecas”

Quizás por esa razón, horas más tarde y sin saber cómo, apareció en la comisaría de Vallecas la «mochila fantasma» la que nadie reportó en el lugar de los atentados, nadie vio, nadie custodió y nadie hizo entrega de ella en esa comisaría. Apareció sin más.

Quizás porque esta mochila se colocó como prueba falsa para hacer creer erróneamente a la opinión pública que el explosivo utilizado por los terroristas, es decir, en la mochila había goma2 Eco, con metralla, conectada a un móvil tan antiguo que jamás hubiera podido dar la corriente suficiente para detonar el explosivo, dicho por técnicos en desactivación de explosivos, Tedax.

¿Quién fue el que colocó esta mochila con acceso a la comisaría de Vallecas?

El Skoda Fabia

Pero no sólo eso, ¿qué pasó con Skoda Fabia? Este coche apareció en Alcalá de Henares lleno de pistas falsas que apuntaban a islamistas, no es que hubiera sospechas e indicios de falsedad: es que el propio tribunal de 11M terminó descartándolo, ante las abrumadoras pruebas falsas y la sospecha de haber sido colocado ex profeso.

El Skoda Fabia apareció en Alcalá de Henares tres meses después de los atentados, el 13 de junio de 2004, a muy pocos metros de donde había aparecido la furgoneta Kangoo en la propia mañana del 11-M, sin embargo, el Skoda no apareció oficialmente hasta tres meses más tarde, a pesar de estar muy cerca de donde apareció la Kangoo y de haber sido registrada toda la zona esa misma mañana, sin embargo, no se encontró la Kangoo hasta tres meses más tarde y en la misma zona que se registró la mañana de los atentados.

La Renault Kangoo

En la Renault Kangoo por la mañana en una inspección de los artificieros, esta se encontraba limpia, impoluta y horas más tarde en el complejo policial de Canillas apareció por arte de magia un cartucho de dinamita goma2 Eco. ¡Cáspita, córcholis! ¿Cómo es posible? Pues siéndolo… Alguien lo puso allí para sustentar que el arma del crimen había sido la goma 2 Eco en lugar del verdadero, como así se demuestra en el informe pericial de los expertos de la policía científica como se comprueba en este vídeo sobre los resultados del explosivo que demostraba que lo que estallo verdaderamente en los trenes fue Titadyn con cordón detonante, el resultado de tales pruebas fue encargado con cámara secreta por el Juez Gómez Bermúdez:

https://youtu.be/hoDD19RHK_U

Más concretamente, en la pericial lo que se encontró fue dinitrotolueno (DNT), sustancia que no es un componente de la goma2 Eco, sino del Titadyn.

Nitroglicerina en el polvo de extintor

La muestra más polémica es la de polvo de extintor tomada en uno de los vagones que estallaron en la estación de El Pozo (M-1). Es la única evidencia recogida en los focos que no fue lavada con agua y acetona. Y tiene nitroglicerina (un 0.034 %), que es uno de los componentes del Titadyn. Además, contiene otros elementos de esta dinamita, como el dinitrotolueno (0.0022 %) y el dinitroglicol (0.014 %).

El vídeo clave del 11-M, que aquí se exhibe, estaba oculto en el juzgado con un nombre distinto, con el objeto de no ser encontrado jamás, pero el destino quiso que la pericia de un funcionario de los juzgados y su curiosidad quiso que lo encontrara.

El piso de Legales y los “terroristas suicidas”

Otra presunta prueba falsa fue el episodio de la explosión del piso en Zarzaquemada, Leganés, donde al parecer, se inmolaron varios terroristas, alguno de ellos vestido con los pantalones al revés. Donde, por cierto, el juez no ordenó que se hicieran las autopsias a ninguno de ellos para saber la hora de la muerte, el motivo y hacer una pericial sobre los cadáveres. Allí aparecieron versículos del Corán en libros de Chiitas, sunitas y en lenguas que nada tenían que ver con las religiones que practicaban cada uno de ellos, siendo en algunos casos tan contradictorias, como inverosímiles. Prácticamente no había sangre por las paredes.

En las fotografías tomadas al piso de Leganés después de la explosión muestran unas paredes blancas impolutas

En un atentado de estas características, se supone que el explosivo revienta los cuerpos y los hace añicos, con múltiples focos de manchas de sangre, por no decir innumerables salpicaduras con restos humanos. Pues al parecer, nada de esto fue así.

La localización tremebunda del piso de Leganés

En este apartado se dan tres versiones de como la Policía llegó hasta este piso. La primera (según costa en el sumario), la Policía hace un seguimiento de las llamadas de teléfono. La segunda versión (también costa en el sumario), nos dice que la policía tuvo un tiroteo con unos sospechosos de raza árabe en Leganés, donde tuvieron una persecución con estos individuos, dándose a la fuga en un vehículo con matrícula de Jaén y acabaron refugiándose en ese piso, en Zarzaquemada. La tercera (versión que se da en la comisión del 11M), es que la Policía llegó allí por casualidad, al hacer una inspección por la zona sobre inquilinos de raza árabe.

La Policía hace acto de presencia en el piso sobre las 14:15 horas, sin embargo, los vecinos de aquellos inmuebles no fueron desalojados hasta pasadas las 19:15 horas. Pero incluso, los G.E.O. no hicieron acto de presencia hasta una hora más tarde.

Cómo es posible que de ser los mismos terroristas que horas antes habían volado varios trenes con explosivos, no se ordenara la evacuación inmediata y no dejar pasar unas horas, poniendo en peligro a cientos de personas, incluidos los miembros del CNP, Bomberos, Policía Municipal etc.

Si realmente este grupo eran los que habían hecho estallar los trenes para asesinar a decenas de personas, ¿qué les impedía hacer estallar el piso cuando aún no se había desalojado y causar infinidad de muertos? (horas más tarde de ubicar dicho piso.

3 comentarios en «La realidad del trágico 11M | Parte II»

  • el marzo 11, 2021 a las 6:29 pm
    Enlace permanente

    Buenas tardes, Fran.
    Acabo de su artículo y me ha gustado. Tristemente, mucho me temo que será muy difícil conocer la verdad. Lo que nos han costando como la “verdad oficial” tiene mucho de oficial pero nada de verdad. Este es el origen de todos os problemas actuales es ese. ZP y toda la ruina posterior.

    Respuesta
  • el marzo 11, 2021 a las 7:18 pm
    Enlace permanente

    el teléfono móvil no es que fuera muy antiguo para su época sino que no daba la suficiente tensión para activar el dispositivo explosivo y este no sé si estaba conectado. Hay otra cosa pasada por alto, ese teléfono móvil no necesitaba la tarjeta SIM para funcionar, como muchos de aquel entonces o de ese tipo, hay que recordar que la SIM es lo que une al principal acusado, Zougam, se relacionó con su locutorio. Un tío que se dedica entre otras cosas a vender tarjetas SIM de prepago es tan tonto que usa sus propias tarjetas SIM para teléfonos que no lo necesitan para hacer una bomba.

    Respuesta
  • el marzo 12, 2021 a las 3:50 am
    Enlace permanente

    «Cómo es posible que de ser los mismos terroristas que horas antes habían volado varios trenes con explosivos,»
    Quiero aclarar que hay una errata, donde dice horas, son días, puesto que los hechos de Leganes fueron el día 4 de abril. Gracias
    Por lo demás agradecerles sus palabras.
    Si, efectivamente, D. José, el teléfono no tenía los cables conectados, pero de haberlos tenido nunca hubiera proporcionado el voltaje suficiente.
    Gracias a todos, muy amables.

    Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *