La política es el medio de vida de la izquierda, predicar una cosa y hacer la contraria, pero siempre forrándose a cuenta del dinero público de los demás

Los necios son los únicos que perseveran en sus errores.

El miedo es marxista, comunista y ya está implementado en el populacho, en esa mayoría silenciosa, atemorizada, narcotizada, que nunca se levanta.

Está tan arduamente pergeñado el mal y la corrupción que costará sangre derribarlo

Es increíble cómo la izquierda pudo adueñarse de la vida española. Es increíble lo que está pasando con el idioma en Cataluña, Euskadi, Galicia o Baleares, también el caso de Juana Rivas o que en el último mes, Pedro Sánchez movilizó 54 veces el Súper Puma y el Falcon, para ir a actos del PSOE.

La estupidez es la enfermedad social hispana de los últimos años, compendio de todas las maldades. Los estúpidos terminan estando henchidos de odio. Más de la mitad de este país padece estas enfermedades tan difíciles de curar. Y ese es el origen de todos sus males. 

La estupidez es la forma de ser más dañina. Es peor aún que la maldad

Y la estupidez trae la maldad; basta hacer un análisis comparativo: desde el montaje del bulo del culo, hasta el odio, acoso y derribo actual contra una familia y un niño de cinco años que quiere estudiar en español en Cataluña. En el primer caso, toda la reala babosa salió como perros de presa contra la «extrema derecha». Luego se descubrió que era falso y nunca más se supo.

Igual que ahora callan ante un caso flagrante de odio en Cataluña. Antes del asunto del bulo, pasaron varios casos similares y su reacción fue la misma.

Borran y condenan a la inexistencia todo lo que no les interesa

Tal es el aniversario de la matanza de Paracuellos perpetrada por Santiago Carrillo y otros, del que todavía no lo sabemos todo. O el ajusticiamineto de Muñoz Seca: «para humillar a su figura le cortaron los bigotes», que cuenta su nieto, Alfonso Ussía.

Los individuos de izquierda son tarados mentales, y en ellos caben todas las estupideces y maldades. Son mala gente, aunque les gusta disfrazarse de buenos y contar unas mentiras que ellos (y ellas y elles) son los primeros en no creer.

No asimilan que la naturaleza no ha dado dos seres iguales, y predican una igualdad en la que no creen

La política es el medio de vida de la izquierda, predicar una cosa y hacer la contraria, pero siempre forrándose a cuenta del dinero público de los demás. Como farsantes no tienen precio los que se instalan en el capitalismo predicando el comunismo. Se divide en una amalgama de colectivos, que vía subvención, se llevan el dinero público y forman un largo entramado, inservible a la sociedad.

La batalla que se libró en las barricadas, ahora está en la administración. El poder económico y el político son sus metas. Lo demás son utopías, y sus mentiras son medios para conseguir los mismos fines.

El origen de todo es su estupidez, aunque son muchos los que no materializan un status superior pero votan siempre al mismo lado.

Un comentario en «La política es el medio de vida de la izquierda, predicar una cosa y hacer la contraria, pero siempre forrándose a cuenta del dinero público de los demás»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *