La Justicia dicta una orden europea de detención contra la madre que secuestró el 16 de julio a su hija y se fugó a Suiza

El Juzgado de Instrucción Número 3 de Güíma, Tenerife, ha dictado la orden europea de detención contra Paola Carolina Amador Martín, la madre que secuestró a su hija Alena en Tenerife el 16 de julio y que, tras pasar unos días en Barcelona, se fugó con ella a Suiza.

Aunque en la casa de la secuestradora pudieron encontrarse documentos que probaban que su intención era no devolver a la niña, la juez decidió confiar en ella después de que enviase un billete de vuelta con fecha viernes 12 de agosto.

No obstante y tal y como expone en el auto, la madre secuestradora no cogió el vuelo, ni ha entregado a la niña a su padre hoy tal y como se había establecido.

Así pues, la magistrada ha tomado la decisión no sólo de dictar la euroorden, sino de suspender su patria potestad sobre la menor ordenando su entrega inmediata a su padre, Joel Prieto.

Prieto ha lamentado el muy valioso tiempo que la Policía ha perdido para detener a su ex pareja y teme que la secuestradora siga los mismo pasos que Verónica Saldaña.

Cabe recordar que Saldaña secuestró a sus mellizos de 8 años y fue localizada en junio, pero a pesar de todo, no sólo consiguió evitar su detención sino que tras contratar a un conocido abogado de etarras e independentistas suizo llamado Olivier Peters, consiguió que la Justicia de Suiza le devolviera a sus hijos aprovechándose de las diferencias entre las legislaciones.

LA DESAPARICIÓN DE ALENA

Prieto vio por última vez a su hija el 16 de julio, día en el que sus vacaciones con la niña iban a comenzar. Pero cuando fue a recogerla, la madre le dijo algo al oído a la pequeña, que comenzó a decir que no quería irse:

«A partir de ahí fue una auténtica locura. Empezó a gritar, la niña se puso a llorar y, al final, nos tuvimos que ir por el show que estaba montando, porque yo ya no sé cómo actuar y sé que siempre está esperando a la mínima para tirarse al suelo y decir que la he hecho algo».

Cabe recordar que Prieto ya ha sido víctima de varias denuncias falsas por maltrato y abuso sexual, estrategia habitual de las madres secuestradoras

Con este conocimiento y a fin de esquivar las maniobras de la mujer, tomó la decisión de ir directamente a la Policía. Sin embargo, su ex pareja se negó a entregar a la niña, por lo que el padre acabó interponiendo una denuncia por retención de menores.

Posteriormente, la investigación desvelaría que la madre se había llevado a la pequeña a Barcelona y luego había huido a Suiza.

Tal y como indica el auto, la secuestradora se escudó en que, el día y la hora establecidos el padre no se había encargado de la niña por lo que se había visto obligada a llevarse a Alena a las vacaciones que ya tenía programadas.

Tras la intervención judicial, la mujer envió a la juez un vídeo para que pudiera comprobar que estaba bien y fue entonces también cuando le remitió el billete de vuelta con fecha 12 de agosto, día en el que según se había comprometido, el padre podría recoger a su hija.

No obstante, nunca cogió el avión y el padre no pudo recoger a su niña, con lo que se presume que ambas siguen en Suiza, siguiendo el plan que la secuestradora había diseñado tal y como demuestran los documentos encontrados en su casa de Tenerife.

LA PRUEBA DEL DELITO

La mujer dejó en su casa anotaciones sueltas escritas en un folio que parecen ser un resumen de los pasos a seguir para secuestrar a su hija, diciendo en la primera hoja cosas como:

«No voy a entregar«.

E incluso escribiendo la excusa que utilizó al final:

«Vacaciones de ida y vuelta».


También dejó reflejado en las anotaciones que su objetivo era recurrir a la «Oficina de protección a la infancia de Suiza» y pedir «asilo humanitario»

En un primer momento, parece que escribió «asilo político» pero lo descartó ya que la aparece tachado. Finalmente concluye el documento con «posibilidades tengo» y apuntó una frase que pensaba decir a alguien, quizás alguno de los abogados de madres secuestradoras:

«He visto noticia que defiendes a una madre«.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.