La Junta Electoral rechaza la petición de Unidas Podemos de formar parte de la coalición de extrema izquierda por no entregar la solicitud a tiempo

El registro oficial no incluye a Podemos en la coalición andaluza de extrema izquierda. La formación ‘morada’ contraataca y dice que entregó a «tiempo» su firma

Tanto tiempo mantuvo el órdago Podemos para imponer a su propio candidato al resto de partidos a la izquierda del PSOE, que concurrirán juntos a las elecciones andaluzas del 19 de junio, que la marca de la formación morada no aparece en el registro oficial, según han confirmado este sábado fuentes del Parlamento andaluz. Sin embargo, Podemos alega que entregó a «tiempo» su firma, pero fuentes presentes en la negociación han indicado a EL MUNDO que no es así y que los representantes del partido morado no llegaron a tiempo de inscribir su marca en la confluencia.

A las 23.57 horas de este sábado, in extremis, ya que el plazo expiraba a las 00.00 horas, se inscribió en el registro oficial de la Junta Electoral de Andalucía una coalición de cuatro partidos, entre los que no estaban ni Podemos ni Alianza Verde.

Sí están registrados Izquierda Unida, Más País, Equo e Iniciativa del pueblo andaluz. A pesar de no estar inscritos los seis partidos, en la madrugada de este sábado, todas estas formaciones anunciaron que concurrirían juntas a las elecciones andaluzas con Inmaculada Nieto (IU) como cabeza de cartel y bajo la marca Por Andalucía. Nieto es la candidata bendecida por Yolanda Díaz, frente al aspirante de Podemos, Juan Antonio Delgado, guardia civil, diputado de Unidas Podemos por Cádiz en el Congreso y calificado de «candidato increíble» por Pablo Iglesias.

La alianza andaluza de seis formaciones está avalada por Yolanda Díaz, la vicepresidenta segunda del Gobierno y líder en el mismo de Unidas Podemos, que este jueves posó con todos ellos en la Feria de Sevilla. Los animó a sumar «proyectos diferentes para seguir ensanchando nuestro país». «Lo que me gustaría es que Andalucía no se coloque de espaldas al signo de los tiempos, mire hacia adelante y hacia la suma», dijo.

La coalición andaluza, de hecho, pretende ser una avanzadilla del «frente amplio» que Yolanda Díaz quiere convertir en proyecto de país. Eso explica, en parte, lo endiablado de las negociaciones entre los seis partidos andaluces por el reparto de sillones, ya que podría servir de base para lo que ocurra en el futuro en otros territorios y a nivel nacional.

Aunque Podemos y Alianza Verde no figuren en el registro oficial, la coalición cree que es una cuestión jurídica subsanable, aunque tendrá que ser la Junta Electoral Central la que decida. Existe la opción de que candidatos de todas las formaciones de la coalición de izquierdas, incluidos los de Podemos y el otro partido minoritario, se incluyan en las listas electorales que se confeccionen, aunque su marca no esté registrada en la confluencia.

Aparentemente el pacto es muy beneficioso para Podemos, aunque su candidato no sea finalmente el cabeza de cartel y haya quien da por sentado que UP no tenía demasiadas ganas de unirse a la coalición y por eso la ha saboteado. La formación morada ocupa el puesto 1º en cuatro provincias andaluzas; IU, en tres; y Más País, en una; y acapara el 60% de los recursos parlamentarios y «extraparlamentarios», frente al 40% de IU. Todo ello, además, cuando la fuerza hegemónica en Andalucía es IU y no Podemos.

Izquierda Unida cuenta con más de sesenta alcaldías de municipios andaluces, frente a solo una de Podemos y algo más de mil concejales, frente al centenar de ediles de la formación morada.

Aunque desde Podemos trasladaron este viernes que los teléfonos estaban «al rojo vivo» entre los representantes de las distintas formaciones políticas a pocas horas de que finalizara el plazo para llegar a un acuerdo e inscribir la confluencia, lo cierto es que la comunicación se interrumpió durante buena parte de la tarde.

A última hora de ayer, alrededor de las 23.00 horas, UP envió su propuesta para desatascar el posible pacto, pero no la remitió a los negociadores andaluces de IU y el resto de formaciones que ya estaban de acuerdo -Más País, Equo e Iniciativa del Pueblo Andaluz- sino al equipo en Madrid de Yolanda Díaz, la vicepresidenta segunda del Gobierno y líder en el mismo de Unidas Podemos.

Tras la mediación de Yolanda Díaz llegó el acuerdo, pero no a tiempo de registrarlo en la Junta Electoral de Andalucía.

Esta estrategia de negociación ha estado capitaneada por dirigentes del partido a nivel nacional, por encima de los andaluces, ha terminado dando la razón a la ultra Teresa Rodríguez, que años atrás denunció las «injerencias» desde Madrid sobre Andalucía en Podemos.

Litigio administrativo

Unidas Podemos ha defendido este sábado que entregó a IU «en tiempo» toda la documentación, incluidas las firmas necesarias, para formalizar en el registro su nombre dentro de la candidatura de unidad a las elecciones andaluzas. La formación de extrema izquierda confía en que los «escollos administrativos» se resuelvan, según explican fuentes de la formación morada.

El registro de las coaliciones y las firmas de las fuerzas que la integran se hace de manera telemática, según ha señalado Podemos, y le correspondía a IU realizar este trámite, dado que la candidata a la Presidencia de la Junta de Andalucía, Inmaculada Nieto, forma parte de dicha formación.

No obstante, otras fuentes consultadas niegan esa versión, ya que para registrar la confluencia no era necesario indicar qué persona la encabeza. Si es así, la responsabilidad de la inscripción no recaía en IU. Hubo representantes de IU y Más País en el Parlamento andaluz desde las nueve y media de la mañana del viernes, esperando al representante de Podemos para formalizar la inscripción in situ. Quince horas pasaron allí esperando. Podemos podía enviar allí a su representante o hacer llegar su firma de forma telemática, pero no lo hizo a tiempo.

Tras formalizar el pacto de los seis partidos de izquierdas, el diputado de Unidas Podemos en el Congreso Juan Antonio Delgado Ramos agradeció a la vicepresidenta segunda su «implicación en las últimas horas» para cerrar el pacto.

El pacto alcanzado establece que la marca electoral será ‘Por Andalucía’ y que Nieto encabezará la candidatura. La número uno por la provincia de Sevilla será la presidenta de Más País Andalucía, Esperanza Gómez, mientras que el número dos será para Podemos y el tres para IU.

En las demás provincias, IU ocupará el primer puesto en las listas de Málaga -con Inmaculada Nieto-, Jaén y Almería, mientras que Podemos contará con cabezas de cartel en Cádiz -Juan Antonio Delgado-, Córdoba, Granada y Huelva.

Podemos se quedará con el 60% de los recursos «extraparlamentarios», mientras que IU con el 40% restantes. De Izquierda Unida sería el representante de la coalición en el consejo de la RTVA y el senador por designación autonómica que proponga ‘Por Andalucía’, mientras que Podemos designaría al representante que corresponda en el Consejo Audiovisual de Andalucía y en la Mesa del Parlamento.

La proporción del 60%-40% entre Podemos e IU se contempla también para los recursos del grupo parlamentario, mientras que los gastos de campaña y posteriores subvenciones se repartirían al 50% entre ambas fuerzas de Unidas Podemos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.