La juez Núñez Bolaños acusa de calumnias a los fiscales que la denunciaron ante el CGPJ

Siete fiscales Anticorrupción pusieron una queja contra María Núñez Bolaños, juez titular de Instrucción nº6 de Sevilla encargada de las macrocausas de corrupción en Andalucía, como el caso ERE entre otros, sucesora de Mercedes Alaya, por la manera en la que se comportó en la instrucción de éstos.

Bolaños acabó llegando a un acuerdo con el CGPJ a fin de no ser sancionada, por el que fue apartada de la instrucción de las macrocausas

Núñez Bolaños ha denunciado al Fiscal Jefe de Anticorrupción, Alejandro Luzón, y a los seis fiscales de Sevilla que firmaron el escrito contra ella en un documento de 46 folios.

Esta denuncia ha sido presentada ante la Fiscalía Genera ahora en manos de Dolores Delgado, algo más de dos años después de fuera presentada la de los fiscales contra Núñez Bolaños, que tuvo lugar con la ex fiscal jefe de Sevilla María José Segarra, que no formuló reparo alguno ante la acusación de éstos-

Según afirma Diario de Sevilla, está considerando denunciarlos por un presunto delito de calumnias:

«La magistrada, ahora ajena a todo el ruido de las macrocausas y centrada en su labor como titular del juzgado de Instrucción número 6 de Sevilla, ha sorprendido esta semana al trascender la denuncia que ha presentado ante la Fiscalía General del Estado contra el fiscal jefe de la Fiscalía Especial contra la Corrupción y la Criminalidad Organizada, Alejandro Luzón, y contra los seis fiscales delegados de Anticorrupción en Sevilla».

La denuncia señala que además de que la conducta de los fiscales puede ser constitutiva de faltas disciplinarias graves por la «grave desconsideración con los superiores, compañeros o subordinados» o el «atentado grave a la dignidad de los funcionarios o de la Administración».

Ahora, Núñez Bolaños afirma que la denuncia le supuso según el medio Joly,:

«Grave perjuicio psicológico, moral y profesional», «exponiéndola ante una feroz y no contrastada crítica pública y social».

Aún ha ido más lejos, señalando las afirmaciones de los fiscales sobre su actuación -entre otros puntos el retraso de las causas- como «difamaciones» y considera que lo que ocurrió trascendió la responsabilidad disciplinaria.

De no prosperar su denuncia en la Fiscalía General, ha dejado entrever que podría llegar a denunciar a los fiscales por un presunto delito de calumnias

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *