La impuntualidad de un trabajador a la hora de entrar al trabajo podrá ser descontada de la nómina mensual

La Sala de los Social del Tribunal Supremo ha publicado la sentencia 582/2021, de 27 de mayo, que supone un cambio importante en materia laboral.

El Supremo considera que la impuntualidad de un trabajador a la hora de entrar a trabajar podrá ser descontada de la nómina cada mes

Por lo que si un empleado acumula una hora de retraso en total a lo largo de un mes, recibirá una hora menos de sueldo:

«Si la falta de prestación de servicios es imputable únicamente al trabajador, que al incorporarse a su puesto de trabajo se retrasa, no concurre la prestación de servicios laborales que conlleva el devengo de la retribución».

Esto ocurre a raíz de una denuncia de los sindicatos a una multinacional que aplicaba esta norma a los empleados que llegaban tarde habitualmente y por lo tanto suponían un coste a largo plazo para la compañía.

La sentencia asegura que:

«El trabajador no tiene derecho a percibir dicho salario porque no ha prestado servicios por causa imputable únicamente a él».

El Supremo explica que esta medida no es una sanción de la empresa al trabajador:

«Durante el tiempo en que el trabajador no presta servicios laborales, teniendo obligación de hacerlo y sin justificación alguna, el carácter sinalagmático del contrato de trabajo supone que no se devenga salario».

La sentencia tiene un voto discrepante, el de la juez Rosa María Virolés Piñol, que ha considerado que la medida es una sanción encubierta de la empresa y por lo tanto, una práctica ilícita.

No obstante, a partir de ahora, las empresas podrán establecer protocolos para descontar los retrasos de las nóminas mensuales de los trabajadores

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *