Icono del sitio Nuestra España

La ideología de Género y el Islam chocan frontalmente en una votación en el Comité de Derechos Humanos de la ONU sobre los derechos a la autodeterminación de género

La ideología de Género y el Islam chocan frontalmente en una votación en el Comité de Derechos Humanos de la ONU sobre los derechos a la autodeterminación de género

El pasado mes de julio, la ONU, con el Occidente cristiano a la cabeza, pretende imponer en nombre de la libertad y la orientación sexual, su ideología de género en todos los países, negando así la evidencia biológica de que un hombre es un hombre, y una mujer es una mujer. La ideología de género también trata de negar otra evidencia: que un hombre es un hombre y una mujer es una mujer.

La Organización para la Cooperación Islámica montó una campaña para derogar y socavar la publicación de la ONU sobre cuestiones homosexuales y transgénero con 13 enmiendas que rechazan categóricamente el mandato del experto independiente de la ONU por ser incompatible con el derecho internacional de los derechos humanos. Las delegaciones occidentales estuvieron en modo de control de daños durante toda la sesión de votación, incluso teniendo que ceder terreno ante un aluvión de enmiendas.

«No existe un consenso universal sobre los conceptos de orientación sexual e identidad de género», aseguró el representante de Pakistán en el debate sobre homosexualidad y transexualismo celebrado en Naciones Unidas el pasado mes de julio

El mandato salió adelante con una votación reñida, con 17 países en contra y 23 apoyándolo. Pero no sobrevivió ileso. Una enmienda para defender el “derecho soberano” de los países a legislar como mejor les parezca sobre temas sociales controvertidos fue aprobada por 22 votos, con la superpotencia emergente India proporcionando un voto decisivo clave. Todas las demás enmiendas fracasaron. En la defensa de la ideología de género figura el Occidente cristiano, Europa y todo el continente americano. Paradójicamente, en contra de esta forma de pensar, figuran los países islámicos y Rusia.

Es decir, se rechazó el colonialismo ideológico de Occidente, pretende imponer la ideología de género, en particular el homosexualismo y el transexualismo

Las enmiendas específicas del grupo de Estados Islámicos buscaban defender la soberanía nacional y se oponían a la presión financiera y política internacional sobre temas sociales polémicos. También cuestionaron la autonomía sexual sin restricciones y la ideología transgénero e incluyeron lenguaje contra el matrimonio homosexual.

Durante la votación, un representante de Pakistán habló en nombre de los 54 países que forman parte del grupo de Estados Islámicos, y dijo que el mandato “no refleja la legalidad ni los valores universales de los derechos humanos”

Explicó que el derecho internacional de los derechos humanos establece categorías definidas de no discriminación por motivos de raza, religión, sexo y otras condiciones y que no había necesidad de “elevar las preferencias sexuales personales de las personas como derechos humanos”.

Salir de la versión móvil