La huelga del transporte empieza a hacerse notar

La industria denuncia el impacto de la huelga sobre la producción de la industria y la cadena alimentaria. En consecuencia, reclama al Gobierno alcanzar una «solución urgente» para evitar el desabastecimiento y la crisis

La Federación Española de Industrias de Alimentación y Bebidas (FIAB) ha denunciado «graves problemas» en el funcionamiento de la cadena alimentaria debido al bloqueo que se está produciendo en algunas carreteras españolas por la huelga de transportes. En concreto, la patronal ha reportado numerosos incidentes debido a los cortes que están impidiendo la entrada y salida de vehículos de empresas, centros logísticos y explotaciones de materias primas.

Las empresas ven con «especial preocupación» las limitaciones en el transporte de productos frescos, muchos de ellos altamente perecederos, así como la paralización de las empresas por falta de stock. También han mostrado su inquietud por las restricciones en las cargas de animales, que están dejando a los mataderos con una actividad mínima.

«Si no se están respetando los servicios mínimos y se limita la libre circulación de vehículos, toda la cadena verá mermada su capacidad productiva y también se verá perjudicado el consumidor, que no podrá acceder a muchos productos», ha advertido el director general de FIAB, Mauricio García de Quevedo.

Igualmente, la Federación ha denunciado que hay casos en los que se está utilizando la fuerza para impedir la actividad empresarial voluntaria, por lo que hace un llamamiento para que las fuerzas de seguridad puedan garantizar la libertad de movimiento. Desde el sector han recordado la situación de tensión que ya de por sí vive actualmente la cadena alimentaria debido al conflicto por la invasión de Ucrania y la crisis energética.

El mismo llamamiento ha hecho la Asociación de Empresarios Mayoristas de Frutas y Hortalizas de Barcelona (AGEM), que reúne a las 150 compañías hortofrutícolas de Mercabarna. Han señalado que «desde hoy se verá reducida considerablemente» la entrada de camiones con frutas y hortalizas procedentes del sur de España, por lo que también disminuirá la oferta en el mercado de producto fresco de zonas como Almería, Granada, Málaga y Huelva.

Esta circunstancia, no provocará un desabastecimiento generalizado, pero sí afectará a alimentos como las berenjenas, los pimientos, los calabacines y los fresones

Desde el lado de la comercialización, Ecohal Andalucía– una parte importante de la distribución de frutas y hortalizas de Andalucía- ha señalado que el impacto de la huelga está siendo «notable» y ha obligado a 17 empresas en las provincias de Granada y Almería a suspender la actividad. 

En la entidad también denuncian la «pasividad» del Gobierno ante esta situación, que ha llevado a que sus empresas adheridas paralicen la actividad hasta que se normalice la situación, lo que también supone la paralización de la producción.

Actualmente, Ecohal opera con unos 15.000 agricultores que ahora «están parados», según han relatado a Europa Press desde la organización, lo cual se produce en un momento de campaña con buenos precios para los agricultores que «se verán imposibilitados de continuar mientras continúe la huelga con su actividad productiva». Afirman que se están dejando de dejen de vender aproximadamente 1,8 millones de kilos de productos al día que requieren la puesta en circulación de unos 140 camiones diarios.

No podemos cargar, bien porque haya piquetes o porque las empresas de transporte habituales están secundando la huelga y los que no lo hacen no se atreven a cargar ante posibles problemas tanto en la carga en origen como en las descargas en los mercas o en las plataformas.

La situación se agrava aun más al no poder almacenar los bienes necesarios para la actividad, pues envases y embalajes tampoco están pudiendo llegar a las empresas de comercialización.

300 de los transportistas en huelga han participado este miércoles en una caravana que ha partido de Nanclares de la Oca (Álava) hacia la sede del Gobierno Vasco en Vitoria para pedir al Ejecutivo «medidas para que el sector pueda seguir viviendo». La caravana ha alcanzado los ocho kilómetros.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.