La Fiscalía recurre la absolución del escultor que realizó una pintada sobre la tumba de Franco por interrumpir la misa vulnerando la libertad religiosa y de culto

La Fiscalía Provincial de Madrid ha recurrido la sentencia que absolvió al escultor Enrique Tenreiro de un delito contra la libertad de conciencia por haber realizado -el 31 de octubre de 2018- una pintada sobre la tumba de Francisco Franco en la Basílica del Valle de los Caídos con el texto «por la libertad» y un dibujo de una paloma.

Tenreiro afirmó en voz alta mientras realizaba dicha pintada que lo estaba haciendo «por la reconciliación de los españoles»

EL CASO

La Sección Primera de la Audiencia Provincial de Madrid le absolvió de los delitos contra la libertad de conciencia y de actos de profanación y daños en la tumba en enero.

Alegaron que Tenrerio realizó el acto de pintar la paloma de la paz cuando no había comenzado la misa «de la cual, él decía no tener conocimiento»

El fiscal solicitaba un año de prisión y una indemnización a Patrimonio Nacional del Real Sitio de San Lorenzo de El Escorial de 833,41 euros «por los daños y perjuicios causados» y señalaba que la conducta de Tenrerio merece un reproche penal :

«Tal como se recoge en los hechos probados y como resultado de la prueba practicada en el juicio oral».

La Fiscalía explica en su recurso que las acciones de Tenreiro no pueden entenderse amparados en la libertad de expresión puesto que tuvo lugar en el interior de la Basílica del Valle de los Caídos:

«El cual constituye un lugar especialmente reservado para la reunión de los que profesan la religión católica».

Aún es más, señala que llevó a cabo su acción en la zona del altar mayor y con los preparativos para celebrar una misa en marcha:

«En un momento en el que los niños de la Escolanía estaban ya accediendo al coro y los sacerdotes celebrantes de la Eucaristía se dirigían al altar mayor».

De hecho, sus acciones retrasaron el inicio de la misa

La Fiscalía considera que:

«Es evidente que el acusado se extralimitó en la forma de manifestarse al vulnerar sin ninguna necesidad la libertad religiosa y de culto, pues bien podía haber desplegado su conducta a modo de protesta en cualquier otro lugar que no fuera el de culto».

INTERRUPCIÓN DE LA MISA

También añaden que en los hechos ocurridos concurren los elementos constitutivos del tipo penal consistentes en «impedir, interrumpir o perturbar» a través del ejercicio de «violencia, tumulto, amenaza o vías de hecho»:

Así pues, señala que lo ocurrido fue una interrupción por una vía de hecho puesto que:

«Si bien el acusado tenía derecho a expresar algo tan loable como una reconciliación de los españoles y dibujar una paloma con el texto por la libertad, sin embargo no era procedente en la basílica y en el momento que iba a iniciarse la misa, la cual se vio detenida». 

Punto en el que el mismo Tribunal Supremo hizo hincapié al considerar que:

«Interrumpir no es otra cosa que cortar la continuidad de algo en el lugar o en el tiempo, lo que indudablemente conlleva una perturbación».

Concluyen recordando que esta conducta alcanzó una «gran relevancia» porque Tenreiro se llevó a otra persona para que grabara sus acciones:

«Los cuales alcanzaron una gran repercusión mediática con la difusión de las imágenes».

Descarta finalmente que la perturbación fuera menor:

«Porque la misa fue suspendida y hasta que el acusado no fue detenido y sacado de la basílica no se pudo desarrollar con normalidad».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.