La Fiscalía quiere procesar a los CDR por terrorismo

«Querían atentar contra objetivos» ha alegado la Fiscalía.

Su meta final «era conseguir la independencia mediante la violencia en su máxima expresión, forzando la separación de Cataluña del resto de España». Así ha argumentado la Fiscalía que se procese a los CDR violentos detenidos por terrorismo.

La Fiscalía de la Audiencia Nacional acaba de presentar su escrito sobre los radicales de los CDR detenidos en septiembre de 2019. Estos presuntamente planeaban atentados, sabotajes y el ‘asalto del Parlament’ como respuesta a la sentencia judicial sobre los líderes del 1-O. 

El Ministerio Público reclama procesarlos a todos ellos por pertenencia a organización terrorista, delito al que sumaría el de tenencia y el de fabricación de explosivos para nueve de los acusados. Considera acreditado que pretendían atentar contra «objetivos previamente seleccionados».

Los acusados presuntamente formaron parte de células extremistas dentro de los CDR. La acusación se ejerce contra Eduardo Garzón, Esther García, Sonia Pascual, Queralt Casoliva, Germinal Tomás Aubeso, Alexis Codina, Jordi Ros, Guillem Xavier Duch y Rafael Joaquín Delgado; y también Ferran Jolis, Xavier Buigas, David Budria y Clara Borrero, presuntamente relacionados con los explosivos.

El Ministerio Público aclara:

Los investigados habrían superado la actividad dentro de sus respectivos CDR y conformado una organización terrorista paralela, de carácter clandestino y estable, cuyo objetivo sería el de llevar a cabo acciones violentas o atentados contra objetivos previamente seleccionados, utilizando para ello los explosivos y sustancias incendiarias fabricados en los dos laboratorios clandestinos que la propia organización tenía instalados en dos domicilios particulares.

«Los investigados habrían llevado a cabo todos los pasos necesarios para la elaboración y fabricación de sustancias incendiarias»

Además de dedicarse a la producción de termita, los investigados realizaban experimentos para la síntesis de otro tipo de sustancias incendiarias o explosivas. Se encontró una granada de mortero Valero 50 mm «considerada munición de guerra». Entre las sustancias adquiridas, se encuentra el nitrato amónico, del que fue incautado más de un kilo, que es la sustancia base para explosivos del tipo ANFO.

Radicalización extrema entre los CDR.

El teniente fiscal Miguel Ángel Carballo relaciona este núcleo extremista con la organización general, los comités de defensa de la república (CDR). El movimiento nació con el objetivo de defender el referéndum del 1 de octubre de 2017.

Con el paso del tiempo este se desgajó en núcleos «compuestos por una pluralidad de personas que tendrían como objetivo subvertir el orden constitucional de forma material, mediante una estrategia planificada y organizada».

Algunos grupúsculos estuvieron presuntamente inclinados, desde un principio, a luchar contra el Estado Español por todos los medios posibles, incluyendo la violencia.

La intención general se manifiesta en los CDR a través del rechazo a seguir los cauces legalmente establecidos por el Estado de derecho para las reivindicaciones políticas y sociales, y la apelación directa a la desobediencia y a la ejecución de acciones de características habitualmente tumultuarias, ha explicado Carballo.

El objetivo era el de «imponer una realidad de hechos consumados» mediante la toma de control del territorio y/o la afectación de sectores estratégicos económicos y de abastecimiento.

Lo cierto es que durante 2017, las consignas violentas y llamadas a la violencia entre los separatistas catalanes radicales se convirtieron en algo muy habitual.

Más allá de las palabras, la propia Guardia Civil acusó ya en su momento a varios CDR de preparar atentados terroristas.

«Estáis legitimando a ETA, deberíamos ejercer la violencia». El mismo CDR que escribió esto en Twitter, Alexis Codina, fue detenido para luego ser puesto en libertad tras comprobarse que no tenía explosivos.

Supuestos objetivos terroristas

Para el fiscal queda acreditada la planificación de ataques contra personas y contra infraestructuras básicas. Junto a ello también la creación de sustancias explosivas como la mencionada ‘termita’.

En el momento de su desarticulación, la organización habría realizado informaciones precisas sobre sus posibles objetivos, así como desarrollado actos preparatorios tales como reconocimiento de objetivos, vigilancia de instalaciones policiales, y toma de fotografías y vídeos de los objetivos.

Los investigados también llevaron a cabo diferentes búsquedas en internet de personas vinculadas a partidos políticos contrarios a la independencia y de un agente del cuerpo de Mossos d’Esquadra».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *