La familia de Max le ruega a APARioja la devolución del perro tras tenerlo 11 meses encerrado en una jaula

Noemí adoptó a Max hace dos años a través de la Asociación Protectora de Animales de La Rioja (APARioja), desgraciadamente, tras un paseo campestre, Max se perdió y no supo volver donde su familia. Una chica de Sojuela lo encontró y lo entregó al Centro de Acogida de Animales del Ayuntamiento de Logroño (CCA), exisitiendo informe veterinario que corrobora su buen estado de salud y el vinculo emocional con Noemí.

En ese momento se comprobó que el chip no se había actualizado tras firmar el contrato de adopción, por lo que seguía a nombre de la protectora a quien fue entregado.

Tras la negativa de la protectora de devolverle a Max, Noemí ha tenido que inteponer una denuncia vía penal por apropiación indebida del animal, la cual no ha prosperado ya que el juez nos ha derivado a la vía civil. 

A Max se lo arrebataron hace 11 meses, cuando solo tenía un año y medio de vida. Max llegó al CCA con el collar y la correa puesta.

Según manifiesta Noemí sobre la apropiación de Max:

«Max lleva 11 meses encerrado en una jaula de una nave industrial a 9ºC bajo cero en invierno y a más de 40ºC en verano»

Max no estaba castrado debido a su temprana edad siendo macho, excusa que según la dueña utilizan en la Asociación Protectora para no entregárselo de vuelta. Pese a ello, de los 11 meses que lleva Max encerrado en una jaula, lo castraron hace 4 meses y medio.

La Dirección General de Agricultura y Ganadería de La Rioja, ha envíado ambas partes, dirigiendose a Noemí como “nuevo propietario”, un escrito instando a ambas partes a llegar un acuerdo. Noemi lo ha intentado, ha realizado llamdas, enviado emails e incluso burofax certificado que le consta que ha sido entregado pero la asociación no está por la labor.

Noemí se ha ofrecido y está dispuesta a todo por recuperar a su perro

Según la propietaria del perro, en una conversación telefónica, una de las integrantes de la asociación le dijo textualmente, «Voy a hablar con la Junta Directiva y tú ya no ves más al perro».

Noemí es también poseedora de unas grabaciones realizadas hace un mes, en las que se puede comprobar como al ir a ver a Max a la salida del refugio donde se encuentra en su turno de paseo, una de las cuidadoras la increpa en una actitud amenazante.

En otra acasión anterior, según la versión de la dueña, delante incluso de la Policía Local de Lardero, la cuidadora pronunció estas palabras:

«No quieren que lo veas, no quieren, no quieren …no quieren que sepas que está.Lo único que habéis conseguido es que el perro no salga más de la jaula»

Hoy 12 de septiembre, se han concentrado 40 personas delante de la sede de la asociación para reivindicar la liberación de Max para que regrese a su hogar con su familia. 

Concentración en el centro de Logroño en apoyo a la devolución de Max con su familia

«La Policía Nacional y la Policía Local se han portado muy amablemente con nosotros, les estoy muy agradecida», ha explicado Noemí.

Tras lo ocurrido con Max, la familia lleva más de 5.000 firmas recogidas para conseguir que el perro vuelva a casa cuanto antes. Para firmar la petición sólo tienes que entrar aquí.

Liberar a Max. Su familia lo está buscando

Noemí concluía estar muy afectada, y no olvida pese a este problema con la directiva de la Asociación Protectora de Animales en La Rioja, la gran labor de los voluntarios de la protectora, «estoy muy agradecida a los voluntarios de APARioja, ya que gracias a ellos sé que Max está vivo».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *