La Asociación Nacional de Víctimas y Afectados por el Coronavirus se querella contra Illa por su gestión durante la pandemia

La Asociación Nacional de Víctimas y Afectados por el Coronavirus (ANVAC) han presentado una querella contra el exministro de Sanidad Illa y contra Fernando Simón, director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias (CCAES) por su gestión durante la pandemia.

En esta querella, en la que ANVAC ejerce de acusación particular, se les atribuye un delito de prevaricación administrativa, delito contra los derechos de los trabajadores e imprudencia grave con resultado de muerte. Estos dos últimos, en su modalidad agravada. Solicitan además, un requerimiento que obligue a Illa y a Sanidad a conservar toda la información, documentación y comunicaciones que haya usado el primero durante su cargo.

Es la mejor oportunidad para conseguir llevar la situación a la justicia cuanto antes, ya que Illa ha perdido su condición de aforado al Supremo al cambiar de puesto.

ANVAC ha declarado firmemente que ahora «se sabe que el Ministerio disponía de la información necesaria para afrontar la pandemia en los meses de diciembre 2019 y enero de 2020. Este hecho ha sido corroborado por distintos funcionarios y ministros, y la querella abarca las consecuencias sufridas en las tres olas de covid-19″ y que en esta querella «se dará voz a víctimas con nombre y apellidos que sufrieron las consecuencias de la negligente actuación de los responsables públicos querellados. Entre las víctimas a las que se dará voz se aludirá tanto a fallecidos por el COVID 19, como a personas que han sufrido secuelas irreversibles«.

Finalizaba afirmando que «hay indicios de los graves delitos que se solicitan y ANVAC entiende que se dispone en estos momentos de la información suficiente para afirmar que no nos encontramos ante hechos únicamente de transcendencia o repercusión política, sino frente a una gestión negligente que propició el fallecimiento y la lesión de muchos españoles a los que se representa mediante la susodicha querella»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *