La administración Biden considera que las atletas trans «merecen competir en las categorías femeninas»

Tratándose EEUU del país más poderoso e influyente del mundo, esta decisión puede acabar afectando al Comité Olímpico Internacional y a la mayoría de países occidentales.

El Secretario de Educación del Gobierno de Biden, Miguel Carmona, apoya que «hombres biológicos» que deciden ser «mujeres trans» puedan competir como mujeres en cualquier disciplina deportiva.

El pasado abril de 2021, 33 estados de EEUU acordaron proteger a las mujeres biológicas con una serie de medidas para evitar que sufran las desventajas de competir con mujeres trans que han sido hombres biológicos hasta avanzada edad.

Respecto a esto, Cardona ha afirmado que cree en el control municipal y estatal, pero que si los «derechos civiles» de las minorías, en este caso sexuales, se ven violados, su gobierno se verá obligado a intervenir.

Poniendo los datos de acoso que sufre el colectivo trans como argumento, Cardona ha enfatizado la importancia de integrar a este colectivo y permitirle alcanzar sus sueños.

Es difícil conocer a priori las consecuencias de la política de la administración Biden en materia de transexualidad y deporte, pero todo parece apuntar a que se impondrá la visión hegemónica dentro de los movimientos LGTBIQ.

Es decir, que las trans podrán competir en las categorías femeninas, puede incluso que sin necesidad hormonarse.

El problema del género en el deporte.

En países como EEUU, hace ya años que las atletas trans compiten en las categorías femeninas en la mayoría de deportes.

En el mundo la situación varía mucho de unos países a otros.

Mientras que en países de Asia o África las trans tienen vetado el deporte casi en su totalidad, en Europa y América suelen tener libertad para competir en las categorías femeninas si así lo desean.

Ahora bien, normalmente, en muchas federaciones deportivas se empieza a exigir ya a las competidoras un test hormonal que demuestre que sus niveles de testosterona en sangre no superan con creces los del resto de mujeres.

La testosterona de una mujer biológica es, en promedio, entre 7 y 12 veces inferior a la de un hombre (incluidas mujeres trans preoperadas y sin hormonar). Esto tiene una serie de consecuencias físicas y deportivas más que evidentes.

Críticas desde sectores ideológicos de todo tipo.

Tanto dentro de los partidos y corrientes conservadoras, centristas, liberales, como en una parte grande del feminismo y de la izquierda en general, se critica que mujeres trans que han nacido biológicamente como hombres, tiene complexión masculina y han tenido una adolescencia y desarrollo masculino, puedan competir con mujeres que lo son a nivel biológico.

Son ya varios los casos de mujeres atletas de deportes de contacto o, peor aún, de lucha personal, que han resultado heridas o sido apalizadas por atletas trans.

Sencillamente, las mujeres naturales no tenían nada que hacer contra las trans debido a su desventaja física natural.

Asimismo, en los últimos años hemos podido ver como multitud de atletas trans han pulverizado récords femeninos en muchas disciplinas deportivas.

Es posible que las mujeres naturales nunca lleguen a superar ciertas marcas ahora fijadas por atletas trans, lo cual, además de injusto, es muy desalentador para las deportistas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *