John McAfee, creador del antivirus McAfee, encontrado muerto en su celda

John McAfee, de 75 años, creador del famoso antivirus informático que comparte su nombre, ha muerto en su celda del módulo 1 del Centro Penitenciario de Brians 2 (Barcelona).

McAfee iba a ser extraditado a EEUU donde se le buscaba por evasión de impuestos.

Fuentes penitenciarias aseguran que McAfee se ha suicidado

En el instante en el que se dio el aviso de que ocurría algo en la celda, vigilantes y médicos de la prisión intervinieron para practicar maniobras de reanimación a McAfee, pero no ha sido posible y finalmente han certificado su muerte.

Una comitiva judicial ha acudido al centro penitenciario con el fin de estudiar la situación, pero según indican las fuentes, todo apunta a un suicidio

McAfee ingresó en prisión el 4 de octubre de 2020 por orden de la Audiencia Nacional, que acordó su extradición a EEUU por supuesta evasión de impuestos. Se le acusaba de haber ocultado más de 4 millones de dólares entre 2016 y 2018.

El fallecido fue arrestado en octubre en el aeropuerto de El Prat, en Barcelona, cuando iba a coger un vuelo hasta Estambul y lleva en prisión preventiva desde entonces.

Durante la vista de extradición McAfee aseguró que había pagado «millones de dólares en impuestos» y añadió que era víctima de una persecución política por haber denunciado corrupción en la agencia tributaria.

La Audiencia Nacional respondió que «no existe prueba acreditativa de que tal cosa pudiera estar sucediendo» y continuó afirmando que la reclamación «tiene amparo en un delito contra la hacienda pública -evasión fiscal-«

EL TÉTRICO MENSAJE DE MCAFEE

Las redes sociales, sobre todo americanas, han explotado tras conocer la muerte de McAfee.

Y es que el informático escribió un mensaje un tiempo antes de su muerte que ha llevado a las inevitables comparaciones con el suicidio de Epstein, que un elevado porcentaje de personas cree que fue un asesinato:

«Estoy satisfecho aquí. Tengo amigos. La comida es buena. Todo está bien. Sabed que si me ahorco, a la Epstein, no será por culpa mía».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *