Janez Jansa, líder de los conservadores eslovenos, nuevo enemigo del establishment de Bruselas

El primer ministro esloveno asume la presidencia de turno de la UE bajo acusaciones de populista y con la mira de los socialistas europeos puesta en él.

Coincidiendo con el 30º aniversario de la independencia de Eslovenia, su primer ministro, Janez Jansa, recibe la presidencia de turno de la UE.

El vicepresidente europeo, Frans Timmermans, es enemigo declarado de Jansa y rehusó el jueves posar en el podio junto a miembros de la Comisión Europea y el Gobierno esloveno.

Jansa acusó a dos eurodiputados socialdemócratas y a dos jueces, todos eslovenos, de servir a oscuros intereses y ser «comunistas infiltrados».

La batalla contra Polonia y Hungría.

El premier esloveno es tildado de populista y sus discursos conservadores no son del agrado de la mayoría parlamentaria de Bruselas. Varios eurodiputados lo consideran ya un nuevo aliado del llamado «eje de visegrado», que tiene en Viktor Orban su principal valedor.

En plena batalla política de la UE contra estos dos países, que se niegan a ser ciertas directrices ideológicas consensuadas por los 4 grandes partidos europeos «de consenso»- estos son socialistas, populares, liberaldemócratas y verdes- Janez Jansa llevará el timón de la unión.

Si bien Jansa no comparte con Orban la idea del «iliberalismo» como tal, y añade que esta distinción obedece a la cultura y tradición política de cada país, está lejos de ser crítico con la deriva política de Hungría. Asimismo, ha dado cabida a la entrada de capital húngaro en los medios de comunicación de Eslovenia.

Presidencia de la UE.

Jansa tiene una batalla particular con los medios de comunicación públicos de su país, a los que tilda de «izquierdistas». El propio Jansa fue periodista antes de dar el salto a la política.

Jansa se hace con las riendas de la presidencia rotatoria en un momento de cierta incertidumbre, apenas dos meses antes de las próximas elecciones federales alemanes. Estos próximos comicios son decisivos no solo para el país germano, sino para toda al UE.

La idea de Jansa es favorecer la expansión de la Unión Europea hacia el Este, especialmente en los países de los Balcanes.

Si bien Bruselas es de esta misma opinión, condiciona futuras ampliaciones al estricto cumplimiento de los DDHH y de ciertos parámetros legislativos. Algunas de estas condiciones no son otra cosa que los intereses políticos de ciertas familias europeas.

A las 4 grandes familias de consenso no les interesaría, por ejemplo, que Serbia entrara a la Unión pasando a reforzar el bloque de visegrado.

No somos una colonia, la UE no es un imperio.

Janez Jansa afirma ser un conocedor de la historia antigua. En referencia al Imperio Romano, ha advertido a Bruselas de que ciertas derivas erróneas pueden traer consigo el derrumbamiento de la Unión.

No somos una colonia ni un miembro de segunda clase. Queremos el mismo trato que el resto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.