Inda, ya no te creo

¿Es cierto que Inda financió su diario con dinero procedente del chavismo, utilizando los mismos cauces que la izquierda? ¿Es cierto que mintió afirmando no saber nada del “Caso Delcy”, cuando supuestamente hacía dos semanas que lo conocía? ¿Es cierto que mantiene una relación de amistad con el exministro Ábalos? ¿Es cierto que maniobró para evitar que se hablase en los medios de la detención de su novia por un delito de malos tratos a menores?

Estas noticias han sido publicadas en las redes por Alvise Pérez. Pero, ¿qué hay de verdad en toda esta información que golpea de lleno a Inda? ¿Son ciertas o meras especulaciones? ¿Por qué calla Inda ante unos supuestos hechos que lo dejan a la altura de la izquierda? ¿Sería capaz Alvise de publicar algo tan peligroso y comprometido a sabiendas de su falsedad? No lo creo.

Debo reseñar que no tengo el gusto de conocer a Alvise Pérez ni a otros periodistas como Javier Negre o Cristina Seguí, ni me mueve otra intención salvo el esclarecimiento de la verdad. Nada más. Pero ante una denuncia pública tan grave, Inda debería, al menos a mi juicio, hablar claro. Poner negro sobre blanco y atajar de raíz cualquier sospecha en relación a todo lo expuesto, si puede hacerlo, claro.

Estimado lector, “…Por la libertad así como por la honra se puede y debe aventurar la vida (…)” (Don Quijote). Y quien calla, otorga

Hablemos claro, estamos ante el peor momento de la historia reciente de España, donde en cualquier momento el estado actual de cosas puede irse por el sumidero. Podría ser que nos levantemos una mañana y nos hayan impuesto una dictadura roja pero revestida con la bandera de los “falsos ideales republicanos”, aunque esos malditos ideales sean comunistas y consistan en encamarse con terroristas.

Gentuza que debería estar en prisión y con una orden de alejamiento de España

De la izquierda y sus satélites mediáticos nada bueno me espero. Ahora bien, ¿qué ocurre con esa parte de la derecha, centro para los acomplejados, que dice ser y luego resulta haber sido? ¿Qué ocurre con gente como Inda?

A ver, los sicarios del rojerío que van de informadores simpáticos preocupados por beatíficas causas -clima, feminismo, lgti-bismo, multiculturalismo, etc.,  y que copan las televisiones son viles monstruos marxistas. Morralla que ve en la tiranía rusa, chisa, coreana, castrista o chavista su ideal político. Entonces, ¿qué leches está haciendo Inda sumándose a los carroñeros que pretenden amordazar a Alvise Pérez, Javier Negre, Cristina Seguí y resto de profesionales del periodismo contrarios al régimen rojo?

Tengo claro que personas como Alvise, Javier o Cristina son imprescindibles. Podrás estar de más o menos de acuerdo con ellos, pero no hay duda de que gracias a su ingente labor para lograr desenmascarar a la izquierda están ayudando a España. Mientras, Inda se dedica a hacer el juego a esa misma izquierda para crear los vientos que más temprano que tarde nos arrasará. Sí, la siniestra política que odia a España y que destruirla es su casus belli.

Hay que decir bien alto que cuando se arrima el hombro a la izquierda, se está compartiendo mesa con unos aciagos personajes que tienen en sus filas a criminales que han sido condenados en firme por terrorismo, asesinato, agresión sexual, atentado contra agentes de la autoridad, etc. Verdadera escoria moral, política y humana: comunistas. ¿Hay algo peor? No. Nunca.

No todo vale. Además de expresarlo hay que demostrarlo, y aquí se está siendo justo lo contrario de lo se dice. Sí, cada cual es libre de ir a según qué programas para servir de tonto útil del rojerío.

Lo que no se puede es presentarse luego como persona bien, patriota y defensor de la nación española. O se está en misa o repicando, Inda; las dos a la vez no es posible

Personalmente suelo seguir una máxima: coger con un bieldo todo lo que diga la izquierda. ¿Acaso se le ha olvidado a Inda la campaña miserable de intoxicación mediática para demonizar y acusar a Vox de falsos ataques como paso previo a su ilegalización: pintadas en la carretera, ataques a sedes, amenazas de muerte con navajas o balas en sobres. ¿Acaso tiene la memoria tan corta o ahora carece de lo necesario para dar la batalla periodística? ¿Todo es dinero? ¿Todo se puede comprar con dinero? ¿Todo puede ocultarse en los cajones de los despachos a costa del maná en forma de publicidad institucional? ¿Cuánto vale su dignidad?

Y ya puesto, ¿seguirá haciéndole el juego a la izquierda y se sumará a la cacería contra Alvise Pérez, Javier Negre o Cristina Seguí para favorecer la causa roja? ¿Formará parte de la comitiva de tontos útiles del poder zurdo que solo aspira a derrocar nuestras instituciones más sagradas como paso previo a acabar con España?

Cuando a unos profesionales del periodismo se les priva de su derecho a informar y son perseguidos y despreciados públicamente mientras se les insulta llamándolos de “extrema derecha”, o se les apoya y se está con ellos o contra ellos.

No hay posiciones equidistantes ni explicaciones kafkianas, solo valor para hacer lo que se debe o cobardía para no hacerlo y sí cobrarlo. Por sus frutos los conoceréis

Al menos, si eres así y aspiras a esto, no vayas de adalid de la libertad ni de patriota. No pretendas engañarnos presumiendo de aquello que nunca fuiste ni tuviste. Será mejor que asumas la verdad, por dura y cruel que sea.

Por encima de las legítimas diferencias está la defensa de la libertad y la democracia, la defensa de España. No es momento de atacar a los buenos y sí para defendernos de los malos. Es momento del verdadero patriotismo, porque el amor a España se ejerce, no se dice. Viendo tu proceder, solo me queda decir: Inda, ya no te creo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *